Català
Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

CRÓNICA CONCIERTO

Bob Dylan deslumbra en el Liceu y 'transforma' su mito y el repertorio

  • EFE/ACN
Actualizada 02/04/2018 a las 09:36
Imatge d’arxiu d’un dels concerts de Bob Dylan.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Imatge d'arxiu d'un dels concerts de Bob Dylan.

EFE

Bob Dylan ya no es aquel veinteañero de voz áspera que triunfó en la escena folk americana de los sesenta. Ahora, el cantautor estadounidense ha transformado su mito para erigirse como uno de los máximos exponentes de la canción americana, como demostró la noche del viernes en el Teatre del Liceu de Barcelona.

Algo ha cambiado y Dylan lo dejó claro desde el principio, cuando salió al escenario, muy puntual y sin saludar al público, e interpretó Things have changed, la canción que compuso para la película Jóvenes prodigiosos y con la que consiguió el Óscar a mejor canción original en 2001. El cantautor originario de Duluth (Estados Unidos) abandonó la guitarra y la armónica que lo hicieron famoso en el principio de su carrera para sentarse frente a un piano de cola del que prácticamente no se separó en toda la noche y desde el que dirigió a toda su banda, formada por cinco músicos excepcionales.

 


Solo se levantó del piano para ponerse en el papel de ‘crooner’ que ha adoptado en sus tres últimos álbumes

 

Los únicos momentos en que Dylan se puso de pie en el medio del escenario fue para ponerse en el papel de ‘crooner’, que ha adoptado en sus últimos tres álbumes de estudio, Shadows in the night (2015), Fallen angels (2016) y Triplicate (2017), en los que hace versiones de temas clásicos del gran cancionero americano. De esta nueva etapa, el cantautor norteamericano interpretó canciones como Autumn Leaves, Full moon and empty arms y Melancholy mood, éxitos que popularizó el mítico Frank Sinatra, a quien Dylan ha rendido homenaje en múltiples ocasiones.

Estas canciones americanas clásicas y los arreglos limpios y pausados de sus propios temas hicieron que el repertorio escogido por Dylan fuera el más apropiado para su primera noche en un escenario como el del Liceu, que estaba completamente lleno y con público de todas las edades. Durante el concierto la gente se mantuvo quieta en sus asientos y solo algunos se atrevieron a moverse ligeramente, perplejos casi todos al no reconocer la mayoría de los temas, pues estaban cantados de forma que eran prácticamente irreconocibles.

Aún así, las ovaciones fueron generalizadas cuando el premio Nobel de Literatura de 2016 interpretó algunos de sus mayores éxitos, como Desolation row, Blowing in the wind y Ballad of a thin man, que consiguieron que los asistentes al Liceu se pusieran en pie y aplaudieran a su ídolo.

A sus 76 años, Dylan parece haber llegado a un momento de su carrera en que prefiere ser escuchado a ser coreado, pues cantaba sus canciones más famosas con arreglos y fraseos completamente distintos a los de las versiones originales, como viene haciendo ya en los últimos años de su Never ending tour, que empezó en 1988. Quizá por eso, porque quiere ser escuchado más que nunca, es que la organización del concierto prohibió el uso de cualquier tipo de cámaras o teléfonos móviles desde el principio hasta el final del espectáculo: una buena noticia para los amantes de la música y muy mala para quien gusta de presumir en las redes sociales.

Dylan ha llegado a un nivel de madurez musical en el que ya no necesita sorprender a su público, sino únicamente ceñirse a su guión (prácticamente no cambió el repertorio de los últimos conciertos que llevó a cabo en Madrid y Salamanca) y rodearse de músicos talentosos, como el bajista Tony Garnier y el guitarrista Charlie Sexton. El cantautor estadounidense sigue manteniendo sus características flexiones bucales, acompañadas por unas interpretaciones musicales magistrales y limpias, a las que les hace falta únicamente más momentos álgidos como el que se vivió tras el solo de batería de George Receli en Thunder on Mountain. Dylan volvió a subirse anoche al escenario del Liceu.

Por otra parte, buena parte del público que asistió al concierto del viernes y que ya abandonaba la sala entonó gritos para pedir la libertad de los políticos catalanes al terminar la actuación del cantautor estadounidense con lemas como “llibertat presos polítics”. Una vez el artista había abandonado el escenario, parte del público se puso de pie para que se oyera su reivindicación y también se pudo ver alguna que otra estelada.

Etiquetas

Uneix-te a la comunitat SEGRE!


Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre