x
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

DEPORTES

Continúan vivos

Actualizada 21/10/2021 a las 08:21

Un gol de Piqué en la primera parte, el primero del Barça en toda la Champions, fue suficiente para lograr los primeros tres puntos y mantener opciones de estar en octavos || El Bayern echa una mano goleando al Benfica, al que ahora tienen a un punto

Així va intentar marcar Ansu al poc de sortir al camp.

De esta forma intentó marcar Ansu al poco de salir al campo.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© De esta forma intentó marcar Ansu al poco de salir al campo.

EUROPA PRESS
Així va intentar marcar Ansu al poc de sortir al camp.

De esta forma intentó marcar Ansu al poco de salir al campo.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© De esta forma intentó marcar Ansu al poco de salir al campo.

EUROPA PRESS

El FC Barcelona recuperó el aliento en la Liga de Campeones tras derrotar ayer al Dinamo Kiev (1-0), en la tercera jornada de la fase de grupos, gracias a un único tanto de Gerard Piqué, que da aire a los azulgranas con su primer triunfo de esta temporada en la máxima competición continental, y a cuatro días del Clásico. El equipo de Ronald Koeman no estuvo fino, ni brillante. Ni tan siquiera gozó de la tranquilidad a la que invitaba el rival, pero sí hinchó el globo merced a un gol de Piqué, el primero en lo que se lleva de competición continental, algo inédito en la historia del club.

Y de eso sabe un rato el central azulgrana, que remató un centro medido de Jordi Alba como si fuese un ‘9’ nato, acostumbrado a vivir en el área que no le corresponde.


Los azulgranas no dieron síntomas de mejoría y mostraron un juego muy pobre y poco efectivo

Eso fue lo mejor de un Barça que dominó, generó ocasiones pero no pudo plasmarlo en el marcador. La noche siempre dejó la mosca detrás de la oreja, la renta era muy corta y los azulgranas se jugaban la vida en Europa. El Barça fue muy superior al joven equipo de Lucescu, incapaz de poner en aprietos a Ter Stegen, pero que logró mantenerse con opciones de puntuar en el Camp Nou hasta el final y que fue ganando en confianza a media que las escuadra barcelonista, falta de chispa y de recursos, se dejó invadir por el tedio hasta contagiar a su afición.Koeman volvió a apostar por Dest de extremo derecho en el 4-3-3 que había probado con éxito ante el Valencia, pero esta vez el estadounidense contó como compañeros en el tridente ofensivo con Memphis y Luuk de Jong en lugar de Ansu Fati, quizás reservado para el Clásico del domingo, una alineación muy diferente respecto al último encuentro liguero.Aun así, el jugador cedido por el Sevilla tuvo dos ocasiones para adelantar a su equipo en el primer tiempo.

 

Primero, cabeceó el balón inexplicablemente fuera cuando estaba solo frente a Bushchan en un lanzamiento de falta botado por Memphis. Y poco después, el meta del Dinamo voló hacia el palo izquierdo para desviar un remate intencionado desde la frontal del delantero neerlandés. Dest también tuvo un par de oportunidades claras para batir al conjunto ucraniano: un remate de cabeza muy forzado en la primera jugada del partido y un disparo a bocajarro que Bushchan tapó para impedir el gol.

Casi todas esas jugadas de gol tuvieron su origen en las botas de Jordi Alba, cuyos centros desde la banda izquierda se convirtieron prácticamente en el único recurso del Barça para fabricar algo de fútbol antes del descanso.Pasaba ya media hora de partido y Koeman empezaba a perder la paciencia ante la falta de puntería de sus jugadores. Necesitaba reactivar a un equipo que jugaba con mucha lentitud y miró hacia el banquillo. Así que llamó a calentar a Ansu Fati y Coutinho ante el júbilo del Camp Nou.

Pero ambos apenas habían empezado a correr la banda cuando aparecía Piqué para rematar, tirándose al suelo y conectando violentamente con la derecha, otro centro de Alba al fondo de la red.Eso permitió a los azulgranas marcharse con ventaja al descanso ante un joven Dinamo demasiado exigido en el juego por alto, que se pasaba el partido achicando balones para mantenerse a flote y que era incapaz de acercarse con peligro, ni siquiera tímidamente, a la portería local.Koeman dio entrada tras el descanso a Ansu Fati por Luuk de Jong y a Coutinho por Mingueza, retrasando a Dest al lateral. El Barça ya tenía en el campo a sus dos mejores hombres contra el Valencia, pero solo se notó al principio de la segunda mitad. Ansu, uno de esos pocos jugadores que parece tocado por una varita mágica, creó de la nada la primera jugada de peligro del conjunto azulgrana tras la reanudación.

El hispano-guineano presionó la salida de Bushchan forzando un error en el control del portero que acabaría con el balón en las botas de Memphis. Este, revolviéndose desde el suelo, se lo cedía al nuevo ‘10’ del Barça, que intentaría batir al meta del Dinamo en una acción acrobática, de espaldas al marco, que no encontraba la puerta visitante. Una acción que el propio Koeman le recriminó desde la banda, ya que el canterano no vio que de cara venía un compañero que hubiera tenido un remate limpio a portería.Coutinho también lo probaría en un par de disparos altos, pero ahí acabó el caudal ofensivo local en el segundo tiempo.

El conjunto ucraniano, cada vez mejor colocado en el campo, lo intentó hasta el final e hizo recular en varias transiciones rápidas al Barcelona. Sin embargo, no llegó a disparar entre los tres palos en todo el partido, con una defensa azulgrana más seria esta vez y que no dejó demasiadas fisuras. Solo un forcejeó de Lenglet sobre Harmash fue reclamado por el Dinamo como penalti.

El árbitro ni tan siquiera consultó la acción en el VAR y los minutos fueron pasando sin pena ni gloria. Eso le salvó al Barça, que no acabó pidiendo la hora, pero sí silbado por parte del Camp Nou, viendo a un equipo no lo lograba matar el partido. Debutó en Champions el ‘Kun’ Agüero, el gran ovacionado de la tarde –con otra pobre entrada en el Camp Nou, unos 46.000 espectadores– pero nada modificó este 1-0 que es vital para los culés, renacidos con estos tres puntos que le meten en la pelea por la clasificación para los octavos, que vio un poco más allanada gracias a la goleada del Bayern sobre el Benfica, que le deja a un punto de los lusos.

Koeman, sin complejos: “Este Barça es capaz de ganar al Madrid”

 

Ronald Koeman no tuvo reparos en reconocer tras el partido que su equipo “es capaz de ganar al Real Madrid” el próximo domingo, aunque admitió que no estaba contento “por la efectividad” que le “faltó” a su equipo. Según él, “un resultado normal hubiese sido un 3-0 o 4-0”. Dijo que entiende “que el público se vaya molesto con el equipo porque” él también piensa así.

“El Barça en un partido como el de hoy, con las oportunidades que hemos creado, tiene que marcar más”, añadió, e insistió: “No se puede perdonar tanto, nos jugábamos la vida en el partido y no podemos perdonar tanto”.

El nuevo formato de la Superliga sería abierto y sin clubes ‘fijos’

 

Pocas horas después de que la Abogacía del Estado hiciera llegar al Tribunal de Justicia de la Unión Europea un documento relativo a la Superliga, se ha filtrado otro documento donde se detalla un nuevo estatuto de fundación de la competición. El principal cambio, en contraposición a uno de los puntos que más controversia generó, es que “será una competición abierta a todos los clubes europeos en que no habrá miembros permanentes ni plazas fijas”.

De esta manera, los equipos “fundadores” ya no jugarían siempre por “derecho” y todos tendrán que ganarse la plaza por méritos.

Piqué, el defensa más goleador de la historia

 

Gerard Piqué marcó ayer el gol número 16 en la Champions League de su carrera, superando los 15 del exmadridista Sergio Ramos e iguala a otro ex del Madrid, Roberto Carlos, en el primer puesto del ranking de defensas más goleadores en la competición europea.

Ansu Fati renueva por cinco temporadas

 

Nada más acabar el partido contra el Dinamo de Kiev, el Barcelona anunció la renovación de Ansu Fati por cinco temporadas, hasta 2027, con una cláusula de rescisión de 1.000 millones.

El acto de formalización del acuerdo será hoy a las 12.00 con Laporta.

Descubrir
Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre