x
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

ESNOTICIA

Dos décadas sin Lear

Actualizada 24/01/2022 a las 08:10

El cierre de la planta de Cervera afectó de igual forma, en número de empleos, a todas las capitales del llano || Se alcanzó la negociación más favorable a los trabajadores que se conoce hasta hoy

Les quatre naus de Lear tenen una superfície de més de 3 hectàrees i van arribar a donar feina a 2.098 persones.

Las cuatro naves de Lear tienen una superficie de más de 3 hectáreas y llegaron a dar empleo a 2.098 personas.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Las cuatro naves de Lear tienen una superficie de más de 3 hectáreas y llegaron a dar empleo a 2.098 personas.

X. S.

Ha llovido mucho desde el cierre de Lear en Cervera, dedicada a fabricar componentes para el sector de la automoción, hace ahora dos décadas.

El anuncio de la marcha de la multinacional llegó al entonces alcalde, Salvador Bordes, el 8 de enero de 2002 en una carta con las siguientes declaraciones: “Es una decisión firme que no se cambiará”; “La parte de producción de Volvo se traslada a Polonia”; “Hay clientes en juego y según cómo se lleve el proceso será determinante para su resultado final”; “Pase lo que pase la decisión no cambiará, la planta quedará cerrada”. Justo 30 días después, el 8 de febrero, se trasladó el anuncio a los trabajadores y comenzó un periplo de conflicto laboral que se prolongaría hasta el mes de octubre. La movilización fue instantánea y permanente, día y noche.

Josep Anton Gómez Rojas, miembro del comité de empresa, recuerda que “nos temíamos lo peor. Hizo mucho daño porque éramos muy felices en Mai (predecesora) y Lear, sabíamos que no encontraríamos ninguna empresa con las mismas condiciones”. Por ello, la unidad de los trabajadores fue total.

La decisión afectaba a todo el llano de Lleida. De los 1.173 trabajadores que tenía en 2002, 329 eran de Cervera, 203 de Tàrrega, 183 de Balaguer y 166 de Mollerussa. Por comarcas el impacto es similar, la Segarra tenía allí 377 empleados; el Urgell, 278; la Noguera, 206, y El Pla d’Urgell, 194.

El resto eran de Lleida ciudad, la Anoia y Les Garrigues. El impacto a nivel laboral quedó muy repartido. En Cervera fue mínimo: 350 trabajadores en paro, si tenemos en cuenta que a finales de ese año eran 462.

Ramon Fonoll, propietario de una inmobiliaria, lo explica así: “La gente salió de Lear con dinero, muchos montaron su negocio y otros se recolocaron en Guissona o en Tàrrega. Además, fue un momento de crecimiento económico que duró hasta 2007. De esta manera, los pocos pisos que dejaron los que habían trabajado en Lear los fueron ocupando la población inmigrante que iba llegando”.

Cervera pasó de tener un 10,9 por ciento de población extranjera en 2003 a doblar este número en la actualidad alcanzando un 22,48 por ciento.

La primera gran deslocalización acabó con un coste laboral de 22 millones

Lleida registró con el cierre de Lear la primera deslocalización de grandes empresas, un término que quedó grabado en la conciencia colectiva. De hecho, en 1999, con 2.098 trabajadores, había sido una de las empresas con más empleados de Lleida.

Las multinacionales optaban por mercados de trabajo más económicos, si un empleado de Cervera cobraba unos mil euros al mes, el sueldo en Polonia, donde se trasladó la línea de Volvo de Lear, no superaba los 400 euros. Para Rosa Palau, entonces presidenta del comité, los políticos del momento no estuvieron a la altura para poner freno a la deslocalización de Lear. De hecho, considera “que facilitaron su marcha”.

Por su parte, el entonces alcalde, Salvador Bordes, afirma que la decisión estaba tomada al margen de lo que pudieran hacer los políticos. De hecho, para Bordes la única alternativa que quedó fue buscar otras empresas que pudieran reducir el impacto laboral de la marcha de Lear, y recolocar a los trabajadores en otros centros de trabajo de la zona. Lo que si facilitó el cierre de la planta fue una negociación laboral favorable para los trabajadores.

Tanto Rosa Palau como Josep Anton Gómez Rojas reconocen que nunca se había conseguido negociar unos despidos de 60 días por año trabajado sin limitación de años, cuando por ley solo estaban estipulados 45 y un máximo entorno a los 12 años. El despido le costaría a Lear 21,9 millones de euros.

Etiquetas
Descubrir
Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre