x
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

Diez consejos para verano con un enfermo de Alzheimer

  • EFE
Actualizada 11/06/2019 a las 18:31
Imatge d'arxiu d'una platja.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Imatge d'arxiu d'una platja.

EFE
Mantener una buena organización y comunicación entre la familia, mucha paciencia, intentar seguir con la rutina o llevarse objetos conocidos son algunos de los diez consejos de la Fundación Pasqual Maragall para facilitar unas vacaciones con efectos positivos para las personas con Alzheimer.

La Fundación Pasqual Maragall ha publicado en su blog "Hablemos del Alzheimer" diez consejos para ayudar a las personas afectadas, familiares y cuidadores, que durante las vacaciones se ven obligados a atender a las necesidades de una enfermedad que requiere una atención casi exclusiva. Según la fundación, este hecho no invalida que, como el resto de las personas, cuidadores y enfermos puedan disfrutar de unos días de descanso y desconexión con beneficios para ambos.

Los diez consejos son los siguientes:

1.- Ante la duda, mejor consultar a los profesionales porque cada caso puede requerir unas recomendaciones específicas y es preferible consultar con el médico especialista o con otro profesional de referencia (por ejemplo, del centro de día al que asiste), la idoneidad de hacer el viaje o experimentar grandes cambios.

2.- Guardar dosis extras de paciencia en la maleta. La realidad de la persona con Alzheimer y de su cuidador no varía por el hecho de que sea verano o tiempo de vacaciones. Más que nunca, se deben evitar los enfrentamientos. Los expertos aseguran que, aunque la persona no pueda recordar los detalles de la discusión que ha tenido hace un rato con su cuidador (o con cualquier otra persona) sí que puede sentir las emociones negativas que haya experimentado, pudiéndose sentir intranquilo cuando parezca que todo ha pasado.

3.- Las rutinas, nuestras mejores aliadas. A pesar de la relajación de los horarios de verano, es importante que algunos hábitos se mantengan, como por ejemplo los horarios de las comidas o las horas de sueño, ya que contribuyen a facilitar el proceso de adaptación al nuevo entorno.

4.- Evitar un exceso de compromisos sociales y de cambio de entorno. Aunque las vacaciones de verano inviten a una actividad social más intensa, no es recomendable tener la agenda llena de compromisos porque los cambios frecuentes de entorno y de compañías pueden aumentar la confusión de la persona con Alzheimer.

5.- Facilitar el proceso de adaptación de la persona afectada al nuevo entorno. Particularmente los primeros días, es aconsejable hacer cosas tan sencillas como mantener algunas luces encendidas para evitar accidentes si la persona se encuentra desorientada o llevarse al nuevo espacio un objeto familiar o cualquier otro elemento que forme parte de su entorno más cotidiano.

6.- El entorno también tendrá que adaptarse a la persona con Alzheimer. En el caso de que la logística familiar requiera que la persona con Alzheimer pase alguna temporada en casa de algún familiar con quien no convive habitualmente, se tendrá que intentar asegurar que las personas que lo acogen conozcan las costumbres y rutinas básicas de su día a día y las intenten mantener.

7.- Vacaciones, también para el cuidador. Con un horario de 24 horas al día durante 7 días a la semana, atender a una persona con Alzheimer a menudo provoca que la persona cuidadora deje de lado su propia salud emocional y física, con el peligro de que caiga en el aislamiento social. El verano puede ser un buen momento para facilitar que el cuidador pueda descansar y desconectar.

8.- La buena comunicación familiar, fundamental para llegar a acuerdos que liberen un poco al cuidador principal de la atención hacia la persona con Alzheimer.

9.- Ayudar a la persona con Alzheimer a combatir el calor porque las personas con Alzheimer pueden ser especialmente vulnerables ya que, por su alteración cognitiva, pueden no interpretar adecuadamente las señales de su cuerpo, como por ejemplo las sensaciones de frío o de calor.

10.- Disfrutar de las vacaciones, pese a las circunstancias, es posible.
Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre