x
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

El 34% de las mujeres con cáncer de mama pierde el trabajo o lo tiene que dejar

  • ACN
Actualizada 19/10/2021 a las 10:43

Hasta el 70% ve reducidos los ingresos, según un informe

Una sanitària desinfecta un mamògraf abans d'utilitzar-lo de nou per al cribratge o programa de detecció precoç del càncer de mama, a l'Institut Català d'Oncologia (ICO).

Una sanitaria desinfecta un mamógrafo antes de utilizarlo de nuevo para el cribado o programa de detección precoz del cáncer de mama, en el Instituto Catalán de Oncología (ICO).

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Una sanitaria desinfecta un mamógrafo antes de utilizarlo de nuevo para el cribado o programa de detección precoz del cáncer de mama, en el Instituto Catalán de Oncología (ICO).

ACN

El 34% de las mujeres a quienes se diagnostica un cáncer de mama pierden el trabajo o se han visto obligadas a dejarlo y cerca del 70% han visto reducido el salario o los ingresos. Son datos de un informe de la Asociación contra el cáncer en Barcelona, que la entidad pone de relieve este martes con motivo del Día Mundial contra el cáncer de mama, el 19 de octubre, este martes. La psicooncóloga de la AECC Teresa López-Fando habla de la vulnerabilidad de las mujeres en el mundo laboral, donde persiste la brecha salarial de género y una mayor temporalidad, entre otras desigualdades: "Las mujeres se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad y, ante un diagnóstico, tienen más probabilidades de sufrir una situación de riesgo a nivel laboral y económico".

Raquel, de 49 años, migró hace dos años desde Honduras, donde viven sus seis hijos. En Catalunya, trabajó de interna en una casa y, cuando hacía 20 meses que había llegado, le diagnosticaron un cáncer de mama. "Fue durísimo", dice en una entrevista con la ACN. En el caso de Raquel, el diagnóstico de la enfermedad se sobrepone a la vulnerabilidad de ser mujer, a la vulnerabilidad económica y de ser migrante.

Raquel estaba muy angustiada por un bulto que notaba en el pecho, sobre todo porque una hermana había muerto de cáncer hacía 8 años. Un día fue al hospital y preguntó si la podían visitar. En la casa donde trabajaba, no lo habían empadronado y no tenía tarjeta sanitaria.

Ante las dificultades para que la atendieran, se echó a llorar en el mostrador. Una doctora la vio y le preguntó qué le pasaba. "Creo en los ángeles y ella debe ser el mío", dice. La doctora, de Venezuela, empatizó mucho con su situación. "Alguien me escuchó por primera vez y me explicó cómo podía obtener la tarjeta sanitaria", recuerda.

La familia para quien trabajaba no la quiso empadronar y lo acabó haciendo un vecino. Cuando se hizo las pruebas y le diagnosticaron el cáncer de mama, la familia la echó. "Eso fue lo más duro, que te digan que ya no sirves. Ni me preocupaba el cáncer, sino que donde iría, estando yo sola en este país", expresa. Raquel contactó con servicios sociales del ayuntamiento y, aunque con la asistenta mantuvieron una reunión con aquella familia para que pudiera vivir en la casa, finalmente acabó en la calle.

Sola en la calle, con las pocas pertenencias dentro de bolsas de supermercado, un vecino la vio llorando y le preguntó qué le pasaba. Cuando le explicó que tenía cáncer y que se había quedado sin trabajo y lugar donde vivir, el vecino le dijo que se podía quedar en su casa. Él también la ha llevado a las sesiones de quimioterapia, que todavía está haciendo.

"La mujer que se encuentra en estas circunstancias llega a la asociación muy afectada, en un estado de shock muy grande. Es muy duro tener que hacer frente a una enfermedad oncológica y no poder estar preocupada por la situación de salud, sino por la situación socioeconómica. Tener problemas económicos y laborales hace que no se puedan centrar en el proceso de salud", afirma López-Fando a la ACN. La asociación ofrece a estas mujeres acompañamiento legal y laboral y orientación a la hora de intentar acceder a recursos sociales, así como recursos propios de la entidad.

El informe 'Toxicidad financiera del cáncer de mama' recoge que el 15% de las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama están en situación de extrema vulnerabilidad sobre todo por la pérdida del trabajo o de los ingresos. El diagnóstico de la enfermedad se suma en algunos casos a la precariedad laboral que sufren más las mujeres. "Los hombres ocupan posiciones laborales más privilegiadas", observa a la psicooncóloga.

El diagnóstico de la enfermedad también implica que la persona afectada y la familia tengan que hacer frente a gastos imprevistos. Según el estudio de la asociación, cerca de la mitad (46%) afirman que han pagado más de 5.000 euros de gastos directos por la enfermedad. Si se tienen en cuenta los cuidados al paciente y ayuda al hogar, un tercio (34%) de los hogares han hecho un esfuerzo que supera los 25.000 euros. El estudio también recoge que, sin las aportaciones económicas de la Seguridad Social, los seguros privados, las ONGs y las familias, la cifra de hogares que han asumido un sufrimiento económico superior a los 25.000 euros se elevaría al 46%.

El 72% de las mujeres con cáncer de mama manifiestan necesitar ayuda y cuidados en los periodos más duros de la enfermedad, que en el 22% de los casos se prolongan más allá de los 6 meses. Ante estas situaciones, 7 de cada 10 mujeres afronta el cáncer de mama exclusivamente con sus medios y un 4% de estas no tiene ningún tipo de apoyo familiar o extra familiar.

Comenta el contenido

Descubrir
Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre