x
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

ENTREVISTA JÓVENES TALENTOS

Marian Guillén: «Es todo un orgullo formar parte del equipo de un Nobel»

  • MARIA CABELLO
14/11/2021 a las 05:04

Entrevista a Marian Guillén

Festa - L’equip del Max Planck Institut va rebre Benjamin List amb una gran festa després d’atorgar-li la Reial Acadèmia de les Ciències de Suècia el Premi Nobel de Química pels seus avenços en organocatàlisi asimètrica.

Fiesta - El equipo del Max Planck Institut recibió a Benjamin List con una gran fiesta tras otorgarle la Real Academia de las Ciencias de Suecia el premio Nobel de Química por sus avances en organocatálisis asimétrica.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Marian Guillén, en su puesto de trabajo

Festa - L’equip del Max Planck Institut va rebre Benjamin List amb una gran festa després d’atorgar-li la Reial Acadèmia de les Ciències de Suècia el Premi Nobel de Química pels seus avenços en organocatàlisi asimètrica.

Fiesta - El equipo del Max Planck Institut recibió a Benjamin List con una gran fiesta tras otorgarle la Real Academia de las Ciencias de Suecia el premio Nobel de Química por sus avances en organocatálisis asimétrica.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Fiesta - El equipo del Max Planck Institut recibió a Benjamin List con una gran fiesta tras otorgarle la Real Academia de las Ciencias de Suecia el premio Nobel de Química por sus avances en organocatálisis asimétrica.

¿Cuál ha sido el camino hasta formar parte de un equipo tan prestigioso como el del doctor Benjamin List, en el Max Planck Institut fu?r Kohlenforschung en Alemania?

Estudié Química en la Universitat de Barcelona y, cuando acabé máster en Química Orgánica en la misma universidad, contacté con diferentes grupos de investigación que me interesaban y me motivaban para hacer el doctorado. Sabía que en Alemania había equipos muy potentes y, en concreto, el Max Planck Institut es muy prestigioso. Les envié el currículum, hicimos algunas entrevistas y, afortunadamente, todo fue bien.

En cuestión de semanas ya formaba parte del grupo de estudio de organocatálisis asimétrica del doctor Benjamin List. Me uní al equipo el pasado mes de abril.

¿Qué es la organocatálisis asimétrica y por qué se interesó por esta rama de investigación?

Es una herramienta para la construcción de moléculas que pueden ser beneficiosas en todo tipo de terapias y medicamentos.

Este trabajo requiere de catalizadores, que son sustancias que controlan y aceleran las reacciones químicas. Hasta hace veinte años esta síntesis se hacía a través de metales, lo que provocaba que todas esas moléculas que más tarde se aplicaban a seres humanos podían tener trazas metálicas. La organocatálisis, en cambio, se basa en pequeñas moléculas orgánicas que son mucho más tolerables y fáciles de eliminar.

Los avances en química muchas veces no pasan del laboratorio y precisamente me interesó este campo porque es muy aplicable en el día a día. Tiene múltiples usos que van desde nuevos productos farmacéuticos, terapias contra el cáncer o enfermedades hereditarias. En el Max Planck Institut hay investigadores que están trabajando en la producción de antivirales de la Covid-19, antidepresivos, antibióticos, hormonas, etc.

¿En qué consiste su investigación?

Estoy desarrollando el esqueleto de una molécula que podría aplicarse en múltiples fármacos, como por ejemplo antidepresivos.

A principios de octubre, List y recibió el Nobel de Química junto a David MacMillan. ¿Cómo vivió usted la experiencia?

Sinceramente, nadie esperaba que este año ganaran el Nobel.

Fue una gran sorpresa. Los dos son muy jóvenes y pensábamos que todavía tardarían un tiempo en recibir este reconocimiento tan prestigioso. Todos apostábamos con que este año el premio iría para los avances en ARN mensajero sintético, que han sido claves para desarrollar la vacuna contra la Covid-19.

Vivir esta experiencia de cerca fue muy emocionante. Cuando anunciaron a los ganadores estábamos en el laboratorio y algunos compañeros seguían la ceremonia en el ordenador. De repente oímos ‘Y el premio Nobel de Química de este año es para….’.

Fue un momento de nervios y confusión porque los miembros de la academia hablaban en sueco, pero de repente escuchamos los nombres de List y MacMillan. Todo el mundo empezó a correr y gritar de alegría. ¡No nos lo podíamos creer! Dejamos de trabajar y nos pusimos a organizar una fiesta por todo lo grande para Benjamin, que en esos momentos se encontraba de viaje. Fue increíble y me siento muy orgullosa de formar parte de este equipo.

¿Ha cambiado el trabajo en el laboratorio después del premio?

No. Las primeras semanas estuvimos un poco en ‘shock’. Vinieron muchos periodistas y, lógicamente, List nunca estaba en el instituto. Pero todo ha vuelto a la normalidad. El doctor sigue asistiendo a los seminarios semanales y discutiendo con nosotros sobre cada proyecto.

Su madre, Marian Moralejo, también es química investigadora en el centro Agrotecnio de la Universitat de Lleida (UdL). ¿Fue ella quien le inculcó su pasión por la ciencia?

¡Por supuesto! Uno de los grandes problemas de la ciencia es la falta de referentes femeninos. Mi madre siempre ha sido mi referente. Fue ella quien desde muy pequeña despertó mi curiosidad e interés por la experimentación.

¿Cual es su meta profesional?

Estoy muy al principio de mi carrera, pero me gustaría seguir en el ámbito de la investigación. Hay otros temas que me interesan, como por ejemplo los compuestos organometálicos.

Etiquetas
Descubrir
Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre