x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

ESNOTICIA

Los médicos señalan que el tratamiento genético de Nadia en Houston no existe

Actualizada 04/10/2018 a las 09:50
Afirman que la niña, pese a su enfermedad, no corre un riesgo vital inminente

Los médicos señalan que el tratamiento genético de Nadia en Houston no existe

Los médicos señalan que el tratamiento genético de Nadia en Houston no existe

LLEIDA TV
Els acusats, Fernando Blanco i Margarita Garau, ahir en la segona jornada del judici a l’Audiència.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Els acusats, Fernando Blanco i Margarita Garau, ahir en la segona jornada del judici a l'Audiència.

ÒSCAR MIRÓN
Els acusats, Fernando Blanco i Margarita Garau, ahir en la segona jornada del judici a l’Audiència.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Els acusats, Fernando Blanco i Margarita Garau, ahir en la segona jornada del judici a l'Audiència.

ÒSCAR MIRÓN

La segunda jornada del juicio contra los padres de Nadia acogió ayer la declaración de varios médicos que constataron que el tratamiento al que, según el padre, fue sometida su hija en Houston no existe y que la terapia genética solo sería posible en embriones. También señalaron que la pequeña, pese a su enfermedad, no corría riesgo vital inminente

Los médicos que declararon ayer en la segunda jornada del juicio contra Fernando Blanco y Margarita Garau señalaron que los tratamientos genéticos que el primero dijo que había recibido su hija en Houston no existen y que la enfermedad de la niña no le comportaba un “riesgo vital inminente”. En turno de declaraciones de los testigos, intervino una médico forense del Instituto de Medicina Legal de Lleida que había analizado todo el historial médico de Nadia desde su nacimiento. Según la forense, a la pequeña se le diagnosticó la enfermedad de tricotiodistrofia al mes de nacer en el Hospital Son Llàtzer de Palma y presentaba síntomas como alteraciones cutáneas y oftalmológicas, trastorno en el desarrollo y en el lenguaje e hiperactividad. La doctora señaló que para tratar estos síntomas se recetaron pomadas y aceites para la dermatitis atópica. Preguntada sobre si entre el historial había documentos que hacían referencia a Houston, la testigo declaró que el único email en inglés era de un labotorio francés, pero nada de EEUU. También fue determinante a la hora de descartar que la niña tuviera un riesgo vital inminente y señaló que la terapia genética de la que habla el acusado es muy experimental y que, de ser posible, solo lo sería en embriones y no en personas ya formadas, como es el caso de Nadia. Asimismo, afirmó que, pese a que la enfermedad que padece la niña no tiene cura, la sanidad pública es “perfectamente capaz” para tratarla.

Por su parte, el director asistencial del Hospital de La Seu d’Urgell, Jordi Fàbrega, señaló que conoció el caso de Nadia a través del pediatra de Organyà, que trató a la pequeña en, alguna ocasión, y se interesó por su enfermedad al tratarse de una patología rara. Sin embargo, Fàbrega afirmó, a preguntas de la Fiscalía, que “nunca nos facilitaron los informes médicos pese a que se los pedimos insistentemente” y señaló que eso “no es habitual” entre los padres de niños con patologías. Al sorprenderles la actitud, Fàbrega y otro compañero investigaron sobre la enfermedad de Nadia y llamaron a varios centros de Houston para preguntar por el presunto tratamiento de la niña. “No hallamos ninguna evidencia científica de que este tratamiento existiera”, afirmó. Fàbrega también indicó que le ofreció al acusado hacer de intermediario con el hospital Sant Joan de Déu de Barcelona y su unidad de enfermedades raras y explicó que Blanco declinó la oferta porque su hospital de referencia era el de Mallorca y también en Houston. Durante su testimonio, el también pediatra relató que se negó a poner la hucha de la asociación Nadia Nerea en el hospital y en el CAP de La Seu d’Urgell hasta tener los informes médicos de la niña, que nunca recibió.

‘Nos volcamos más al saber que el padre tenía cáncer’

Algunos de los vecinos y conocidos del matrimonio acusado que declararon ayer como testigos en la Audiencia de Lleida señalaron que los padres de Nadia les habían explicado que Blanco tenía un cáncer terminal de páncreas y que, esta situación, unida a la enfermedad de la niña, hizo que se volcaran más en ayudarles y recaudar fondos. Todos constataron que estas donaciones fueron voluntarias, así como la organización de las actividades, pero explicaron que los padres les iban informando de que Nadia necesitaba más tratamientos y dinero para costearlos. Una de las madres del colegio donde iba la niña y vecina de Organyà declaró que “saber que él tenía cáncer nos impulsó a volcarnos más para ayudarles”. De hecho, según su testimonio, se enteraron de la presunta enfermedad de Blanco en octubre de 2015 y al mes siguiente decidieron crear un grupo de padres de ayuda a Nadia. En su declaración al tribunal, Blanco negó haber dicho que fuera terminal.

Etiquetas
Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre