Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

  • YOLANDA PALLARÉS

Espero justicia

20/04/2018 a las 09:45
SR. DIRECTOR:

No sé cómo empezar esta carta, tengo tantas cosas que decir y ni siquiera puedo decirlo todo. Hace un año ya que te arrebataron la vida, sí, la vida, tu vida. Pero también la nuestra, la mía y la de nuestros hijos. La manera como te has ido es y será siempre muy cruel. Por más que pase el tiempo nunca lo entenderemos. Escribo esta carta porqué necesito pensar que tu muerte no ha sido en vano. Tú que eras muy grande, te has ido como un terremoto que lo arrasa todo, y has dejado temblando muchas conciencias. Creo que nunca más conoceré una persona tan noble. Ayudabas siempre a los demás, dabas todo lo que tenías. Te hiciste donante de sangre y de médula; estabas sano y fuerte. Ahora, aunque no estés ya con nosotros, creo que podrás ayudar a que esto no vuelva a ocurrir a nadie más.

Voy a intentar, a mi manera, explicar lo que ocurrió aquellos nueve días del ingreso de mi marido en el hospital de La Seu d’Urgell. El día 11 de abril de 2017 mi marido acude a urgencias por un fuerte dolor de espalda provocado por una hernia discal que hacía meses que arrastraba, por la cual nadie le había cursado la baja médica. Hasta entonces solo le habían recetado calmantes. La analítica que le hicieron al ingresar era normal. A partir de aquí se sucedió una cadena de desgraciados acontecimientos. Mi marido cada día estaba peor, tenía fiebre, flebitis en el brazo izquierdo donde llevaba la vía, bajadas muy fuertes de tensión arterial y mucho, mucho dolor por todas partes. Le administraron toda clase de medicamentos para la espalda, mucha cantidad de medicación. Se centraron en el dolor de espalda dejando pasar todos los demás síntomas y no vieron una septicemia provocada por la vía endovenosa que, según la autopsia, fue la causa de la muerte de mi marido. ¿Cómo es posible que nadie del personal sanitario, 13 médicos, 12 enfermeras y demás personal sanitario, en 9 días y ocho noches nadie viera que mi marido se estaba muriendo?

¿Cómo es posible tanta desidia, dejadez, negligencia, mala praxis… y no sé qué más palabras utilizar? Porqué además de haber sido infectado, dentro del hospital, estando sano, una infección que lo mató, creo muy importante señalar el trato inhumano recibido. Porqué sufrió unos dolores horribles hasta morir y nadie hizo su trabajo. Si solamente una persona hubiera hecho su trabajo, mi marido no estaría muerto y mis hijos y yo viviendo un calvario, que no le deseo a nadie. Dicho esto, espero que se haga justicia porqué él se lo merece. Aquí dejo en sus conciencias estos hechos tan graves y desgraciadamente irreparables.

La vida es un derecho y a mi marido Serafín se la arrebataron.

Comentarios

  • #2 Dolors Carrillo
    20/04/18 20:55

    Jo només el coneixia del tracte que vam tenir quan tenía el nen al cole però sempre em va semblar una bona persona preocupada sempre per la seva família. Vaig sentir la seva mort perquè sempre marxen les bones persones quan no toca. Crec que, si hi va haver negligència, es just arribar a les últimes conseqüències. Molt ànim...

    Denunciar Responder
  • #1 Ruben Perearnau
    20/04/18 20:45

    Estem tots amb tu, Yoli!!

    Denunciar Responder
Comenta el contenido

2
Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre