x
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

  • Vicens Josep Bitrià i Aguilà

Con la mirada puesta en EstrasburgoAmb la mirada posada en Estrasburg

Actualizada 16/05/2019 a las 09:10
Jaume Asens, al judici.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Vicens Josep Bitrià i Aguilà

ACN

El teniente

de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Asens, desplegó, en la sesión de ayer, una buena dosis de elocuencia al aportar un expresivo relato de lo que fue su experiencia en la Escuela Ramon Llull, uno de los muchos colegios electorales que sufrieron las consecuencias de lo que él mismo describió como una “actuación inmoral” de las fuerzas de seguridad del Estado.

Esta elocuencia, sin embargo, ha sido abortada en múltiples ocasiones por el magistrado Marchena, que no parece recuperarse de esta deriva reciente que lo impulsa a cortar a testigos y letrados de la defensa con una severidad que se hace de mal digerir. No es de extrañar que, después de su declaración, al ser preguntado por los medios, Asens haya lamentado que Marchena le haya impedido expresarse en algunos momentos de su intervención, añadiendo que “es difícil hacer un relato de hechos coherente con un magistrado que te interrumpe constantemente y que altera la secuencia de hechos tal como la quieres explicar”.

Esta inclinación obstruccionista del magistrado puede ser relevante de cara a la ronda europea de este proceso judicial en tanto que, si se entiende que ha habido vulneración del derecho a la defensa y que, en consecuencia, el juicio no ha sido justo, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (que es la autoridad judicial encargada de velar por la garantía de los derechos humanos y libertades reconocidos en el Convenio Europeo de Derechos Humanos) podría nuevamente avergonzar al Poder judicial español con una sentencia condenatoria. Y no sería la primera vez, ya que desde el 1977 Estrasburgo ha condenado más de un centenar de veces a España por violar derechos de los acusados.

En Roma ya decían que la absolución del culpable era la condena del juez.

El tinent d’alcaldia de l’Ajuntament de Barcelona, Jaume Asens, va desplegar, en la sessió d’ahir, una bona dosi d’eloqüència en aportar un expressiu relat del que fou la seva experiència a l’Escola Ramon Llull, un dels molts col·legis electorals que van patir les conseqüències del que ell mateix va descriure com una “actuació immoral” de les forces de seguretat de l’Estat.

Aquesta eloqüència, però, ha estat avortada en múltiples ocasions pel magistrat Marchena, que no sembla recuperar-se d’aquesta deriva recent que l’impulsa a tallar testimonis i lletrats de la defensa amb una severitat que fa de mal pair. No és d’estranyar que, després de la seua declaració, en ser preguntat pels mitjans, Asens hagi lamentat que Marchena li hagi impedit expressar-se en alguns moments de la seva intervenció, afegint que “és difícil fer un relat de fets coherent amb un magistrat que t’interromp constantment i que altera la seqüència de fets tal com la vols explicar”.

Aquesta inclinació obstruccionista del magistrat pot ser rellevant de cara a la ronda europea d’aquest procés judicial en tant que, si s’entén que hi ha hagut vulneració del dret a la defensa i que, en conseqüència, el judici no ha estat just, el Tribunal Europeu de Drets Humans (que és l’autoritat judicial encarregada de vetllar per la garantia dels drets humans i llibertats reconeguts en el Conveni Europeu de Drets Humans) podria novament avergonyir el Poder judicial espanyol amb una sentència condemnatòria. I no seria el primer cop, ja que d’ençà del 1977 Estrasburg ha condemnat més d’un centenar de cops Espanya per violar drets dels acusats.

A Roma ja deien que l’absolució del culpable era la condemna del jutge.

Etiquetas
Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre