Català
Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

EDITORIAL
  • SEGRE

El parador en el Roser

Actualizada 21/07/2017 a las 10:52
Después de siete años de obras el antiguo convento de los dominicos del Roser ha sido inaugurado por el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, como nuevo parador de turismo de Lleida en una transformación aplaudida por unos y criticada por otros desde que el edificio quedó en desuso en 2008 y al año siguiente se aprobó licitar las obras para convertirlo en parador.

El edificio ha sido protagonista de buena parte de la historia de Lleida desde su construcción en 1699 y así en 1707 se convirtió en el bastión de la resistencia frente a las tropas borbónicas de Felipe V con fusilamientos e incendio del convento, tras la desamortización dejó de estar en manos de la Iglesia y acogió la Escola normal, también fue sede de un instituto de bachillerato, biblioteca y archivo, después se convirtió en embrión de la actual Universitat de Lleida con el Estudi General acogiendo las facultades de Derecho y Letras y posteriormente fue sede provisional del Museu Morera y de la Escuela de Bellas Artes.

Todo un símbolo de la ciudad, porque además acoge los actos de la Diada en Lleida en memoria de los resistentes de 1707 y esta historia debe respetarse, valorarse y mantenerse, al margen de los usos que se dé al edificio, algo que arquitectónicamente se ha conseguido con una restauración respetuosa y que ahora también debe compatibilizarse con los usos turísticos, como había sucedido cuando tenía usos educativos o culturales, porque el Roser tiene que mantener su simbolismo histórico.

Desde un punto de vista ciudadano, la transformación del Roser en parador con un evidente atractivo arquitectónico, histórico, cultural y también turístico ayudará sin duda a reactivar el centro histórico con un nuevo polo de atracción, que puede dinamizar un entorno hasta ahora degradado.
 
Formas excesivas
El juez y la Fiscalía tienen la obligación de recabar todos los datos necesarios para luchar contra la corrupción, pero enviar guardias civiles encapuchados al Parlament o a la Generalitat parece una escenificación excesiva porque la tramitación podría haberse solventado con unas formas que no tensaran aún más la situación.
Etiquetas

Uneix-te a la comunitat SEGRE!


Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre