x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

EDITORIAL
  • SEGRE

La huella del dictador

Actualizada 19/07/2018 a las 10:38
El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, confirmó ayer lo avanzado por el presidente del Gobierno: los restos de Franco serán exhumados antes del final del verano y trasladados del Valle de los Caídos al sitio que elija la familia, que se ha apresurado a decir que no aceptaba el traslado y amenazar con denuncias por profanación. Desde la derecha han llovido críticas al PSOE por refugiarse en la política de gestos, en repetir las maniobras de Zapatero con la memoria histórica y en mantener los enfrentamientos.

Son discursos conocidos y hasta repetidos, pero ayer era 18 de julio, el aniversario de la sublevación de Franco contra la República, y después de 82 años de que provocara la guerra más cruenta que ha padecido este país ¿cómo puede ser que los restos del dictador estén en una basílica y dentro de un monumento, dicen que megalómano, hortera y feo, mientras que muchos de los de sus víctimas continúan en las cunetas sin el menor reconocimiento? Es una vergüenza para cualquier democracia que un dictador reciba homenaje con un monumento después del rastro de sangre que dejó y es impensable que Alemania o Italia puedan erigir cualquier recuerdo público a Hitler o Mussolini. Cierto que Franco murió en la cama y aferrado al poder pero han pasado 43 años y no se entiende que se mantenga el anacronismo del Valle de los Caídos, una obra construida por presos políticos y diseñada a mayor gloria del dictador. Puede que el gobierno socialista tenga muchas urgencias y mucho trabajo por delante, pero acabar con los privilegios de la familia Franco y sus acólitos está entre los prioritarios y también son necesarios gestos como la exhumación para marcar diferencias.

Socios mal avenidos

Las diferencias larvadas entre los dos socios del gobierno catalán estallaron ayer con toda su virulencia con la desconvocatoria del pleno del Parlament y el cruce de descalificaciones entre JxCat y ERC por la posible inclusión de Carles Puigdemont entre los diputados suspendidos temporalmente. Se entienden las discrepancias, pero se antoja difícil gobernar juntos con enfrentamientos como el de ayer
Etiquetas
Comenta el contenido

Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre