x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

EDITORIAL
  • SEGRE

Cuando el moroso es el banco

Actualizada 26/09/2018 a las 09:02
La queja de los vecinos de un bloque de la Mariola de que los bancos propietarios de seis pisos, que están okupados, no pagan las facturas del agua y acumulan una deuda de más de trece mil euros se ha convertido desgraciadamente en habitual hasta el punto de que los Colegios de Administradores de Fincas evalúan en más de 300 millones las deudas de los bancos con las comunidades de vecinos, calculando que asciende a un 20 por ciento de la morosidad vecinal. Con la crisis y el impago de hipotecas, cajas, bancos y otras entidades financieras se convirtieron en las propietarias de pisos, habitualmente por cantidades inferiores a los precios de mercado, y si el anterior propietario no pagaba la hipoteca, también es previsible que tampoco pagara las cuotas vecinales por lo que las deudas se acumulaban en muchas comunidades de vecinos. De entrada, hay que recordar que con la adjudicación, el banco adquiere la condición de copropietario y tiene los mismos derechos y obligaciones que el resto de vecinos y cuando se produce la transmisión, el comprador, en este caso el banco, asume las deudas que pudiera tener con la comunidad el anterior propietario. En la práctica, las comunidades de vecinos se encuentran con la falta de un interlocutor en el caso de los bancos o fondos titulares de los pisos y también poco interés por asumir el pago de las cuotas, pero si por estas circunstancias no es posible un acuerdo extrajudicial, queda la posibilidad de una reclamación judicial que en la mayoría de los casos prospera, pero no deja de ser lamentable que las comunidades, habitualmente con pocos medios, tengan que llegar a estos extremos para que los bancos cumplan con su obligación.

Otra ministra en apuros

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, dijo primero que no conocía al excomisario Villarejo, luego que habían coincidido en algún acto social y finalmente ha tenido que admitir que comieron juntos tres veces después de que se difundieran unas grabaciones que la dejan en muy mal lugar. Aunque tenga el apoyo del presidente su credibilidad ha quedado debilitada y el contacto con Villarejo es tóxico.
Etiquetas
Comenta el contenido

Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre