x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

LA CONTRACRÓNICA
  • MIQUEL DOMINGO

Crisis institucional

21/01/2018 a las 05:26
Ogungbemi controla una pilota davant la presència d’un rival.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Ogungbemi controla una pilota davant la presència d’un rival.

ÚLTIMA HORA
Ogungbemi controla una pilota davant la presència d’un rival.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Ogungbemi controla una pilota davant la presència d’un rival.

ÚLTIMA HORA

Hace algo menos de dos décadas, 20 de mayo de 1997, la Liga ACB gozaba de muy buena salud, y tocó techo. Sucedió en el quinto partido de la final entre Real Madrid y Barcelona, con 12.000 espectadores abarrotando el Palacio de Deportes de Madrid y una audiencia televisiva en La1 de casi cinco millones de telespectadores. La ACB creía tener un superproducto que podía vender a cualquier cadena y los aficionados le seguirían. Pero no fue así. La firma de un suculento contrato televisivo con una plataforma digital fue el inicio del mal momento que atraviesa el baloncesto en España.

Y ahora, el baloncesto apunta a una nueva crisis. Estos días se negocia el nuevo convenio colectivo entre la ACB y la Asociación de Jugadores y el acuerdo parece estar lejos. La Liga quiere aumentar el número de extracomunitarios en cada plantilla. Ahora hay un máximo de dos y la ACB propone ocho.

Otro de los puntos de debate es que en las competiciones que organiza la Federación Española participen “equipos de formación”, incrementando la inscripción de jóvenes jugadores. Dicho de otra forma, lo que pretende la ACB es acabar con la LEB como Liga profesional.

En los últimos años, ya han sido varios los jugadores que han abandonado la LEB Oro por ligas europeas. Y es que las condiciones que están ofreciendo los equipos no son dignas de una Liga profesional. Hay jugadores cuya nómina ronda los 500 euros mensuales por jugar en una Liga que obliga a dobles sesiones de entrenamiento diarias y con jornadas intersemanales. Por tanto, lejos de finiquitar a la LEB, urge un convenio con la FEB que obligue a los clubes a garantizar unos salarios dignos. Y la ACB tampoco debe olvidar a una Liga que durante muchos años le ha nutrido de buenos jugadores.

Etiquetas
Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre