x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

LA PECERA
  • JUAN CAL

Stalin contra Trotsky

Actualizada 22/01/2019 a las 09:53
Pablo Iglesias i Íñigo Errejón ahir en el Congrés de Podem en una abraçada poc afectuosa.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Pablo Iglesias e Íñigo Errejón ayer en el Congreso de Podemos en un abrazo poco afectuoso.

La Peixera

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Juan Cal

La izquierda, sobre todo la más integrista –por así decirlo–, suele vivir cada cierto tiempo traumáticos procesos de separación. Ocurría en los peores tiempos de la clandestinidad en pleno franquismo, cuando celebrar una asamblea para discutir las diferencias era como llamar a la policía para que hiciera una redada. Y ocurre ahora, en plena democracia, cuando por lo visto los compañeros tienen las mismas dificultades para llamarse y hablar antes de darse la sorpresa a través de los medios de comunicación. Íñigo Errejón y Pablo Iglesias empezaron juntos en Podemos y mucho antes del 15-M, movimiento del que fueron impulsores y teóricos desde las aulas de la facultad de Sociología de Somosaguas. Eran como Stalin y Trotsky –en este caso Lenin debe ser Monedero–, peleándose entre bambalinas mientras la revolución bolchevique avanzaba en la Rusia zarista. Luego ya se sabe lo que pasó tras la muerte de Lenin con Stalin obsesionado con acabar con la vida de su enemigo político. Más enemigo que Hitler, con quien hizo tratos en aquel famoso acuerdo entre Molotov y Von Ribbentrop para evitar una nueva, e inevitable, guerra entre rusos y alemanes. Pues eso, que la izquierda se divide una vez y otra, como las células de un organismo vivo, o como los miembros de una comunidad religiosa demasiado estricta en sus dogmas. El problema es que el partido morado acabará aún más oscuro en expectativas electorales y por desgracia para el conjunto de la izquierda, esa circunstancia ni siquiera beneficiaría el PSOE, que acabará sin socios para formar gobierno.

Etiquetas
Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre