Español
Registra’t Iniciar sessió
Menu Buscar
Cercador de l’Hemeroteca
Segre Segre Premium

  • Montse Zanuy

En la caja mágica

Actualitzada 27/07/2017 a les 13:25
Aquest relat participa al concurs de Relats d'Estiu del diari SEGRE.
Vota'l perquè aconsegueixi el premi del públic! 


El coche, un tren y el metro me han traído aquí. Jueves, lluvia intensa y frío veraniego. Cae la noche y los cubitos de hielo ruedan por el suelo. Algunos jóvenes también. A mi derecha un hombre de hermosa camisa y sonrisa dulce teclea en su ordenador la crónica del primer día. Tranquilo y agradable, sentado en el suelo, rodeado por los acordes de los Foofighters escribe sin parar. Mientras tanto, Dave nos aconseja que lo hagamos lo mejor que podamos. Se acaba, somos felices.

Llega el viernes, la lluvia nos deja tranquilos y el frío tomará otro camino. En solo dos horas, Billie Joe estará con nosotros. Falta poco cuando llevas ya tres meses esperando. Buscamos el suelo para descansar un poco. Unos operarios traen unas vallas, no sabemos por qué, nos levantamos. Gente plateada sale vestida a lo circense por una puerta lateral y en un instante, unos operarios traen una gran caja de metacrilato que ahora ocupa el espacio en el que nos habíamos sentado. Ya es de noche, y por un lateral entra en escena el hombre de la sonrisa, suena Purple rain, baila feliz, pero a él no lo esperábamos, nadie sabía de su espectáculo, no aparecía en el programa. El hombre anónimo danza, vuela como polillas en primavera, se contorsiona seguro, ágil y feliz en su espacio transparente. Imagino que habrá preparado su espectáculo con ilusión. La caja, suspendida ahora de una grúa, se eleva lentamente, más y más, detrás de ella, la luna llena. Retiro la mirada y oigo un grito colectivo.

No puede ser. Se ha estrellado de golpe, se ha desposeído de su caja, de su vida. Alguien llora, alguien incluso se burla, nadie quiere mirar y otros, bastantes, se lamentan ante la posibilidad de no ver a Billie Joe. Mientras tanto, allí, el hombre de la sonrisa, Pedro, en el suelo.

Una espera tensa y dilatada transcurre entre serpientes humanas que entran y salen por los laterales, cargan en sus manos vasos llenos y vacíos. De nuevo, cubitos de hielo por el suelo, gente que cae, que empuja, el hombre sentado con su ordenador y su camisa de ayer, escribe hoy sin tanta amabilidad. Mira su móvil, nada, aún no se sabe nada. Sin embargo, todo sigue, jóvenes bailan, te abrazan sin un porqué y luego caen desplomados., en la cola de la comida un hombre vomita sin parar, de rodillas, las manos en el suelo, algunos caminan con la cabeza proyectada hacia delante, imparables.

Un instante después, suena Queen, Bohemian Rapsody y un conejo gigante sube correteando al escenario. La gente del país en que nadie habla inglés corea con acento perfecto: Do you Know the enemy? (gran pregunta). Hace falta gente en los conciertos, que disfrute con el arte, con la música, pero también hace falta gente que no tenga miedo de que una muerte les prive del placer. Siento desconcierto, me pregunto qué habrá pasado para que alguien muera ante miles de ojos y aunque nos duela queramos ignorarlo. Las redes ya se encargarán de todo. Lo sentiremos en diferido, lo sentiremos en diferido, ahora no tocaba. Ni siquiera sabíamos su nombre. Pedro.

Y en este momento, en aquel momento de luces encendidas todo quedó atrás. Billie Joe nos pidió que enloqueciéramos pues solo hay una vida, que fuéramos críticos, que miráramos al cielo. Pero allí estaba la caja de metacrilato suspendida en el aire, como la luna, como la música, como la lluvia, como la vida.
T'ha agradat?

Aquest relat ha estat seleccionat entre els 35 millors Relats d'Estiu de diari SEGRE. A part dels premis als que opta, també pot aconseguir el premi del públic, el teu. Podràs votar aquest relat clicant a través de Facebook clicant "M'agrada".

Qui en tingui més s'emporta el premi del públic. Així de senzill. El votes?



Et recomanem llegir els altres participants al concurs en aquest enllaç.
Temes relacionats

Comentaris

Comenta el contingut

3

Uneix-te a la comunitat SEGRE!


El més...
segrecom Twitter

@segrecom

Envia el teu missatge
Segre
© SEGRE Carrer del Riu, nº 6, 25007, Lleida Telèfon: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre