Español
Registra’t Iniciar sessió
Menu Buscar
Cercador de l’Hemeroteca
Segre Segre Premium

  • Ma Mercè Camins

Tacones sangrientos

Actualitzada 27/07/2017 a les 13:25
Aquest relat participa al concurs de Relats d'Estiu del diari SEGRE.
Vota'l perquè aconsegueixi el premi del públic! 


Quise acortar la prisa por el callejón maldito de los perdedores, ese que jamás pisaría ni siquiera en pleno día. La miseria y la mundicia iban siempre juntas destruyendo todo ser vivo hasta dejarlo peor que las ratas.

Solo se oía el ruido de mis tacones chocando con el agrietado asfalto y mi corazón acelerado por recorrer ese corto trayecto en unos segundos antes que la mugre me rozara.

De fondo me acompañaba el ritmo de las gotas escapadas de las viejas y olvidadas tuberías chocando contra los orines diarios de los incontinentes borrachos, un hedor agrio que no soportaba mi perfume francés.

El mundo se paró de repente. Las ruedas chirriaron en mitad del callejón. No podía respirar, ni siquiera ver lo que me venía encima. Alguien gritó ¡eh tú! ¿De dónde has salido? No entendía nada. Era un gordo repugnante que bajó de la mugrienta furgoneta con un bate en la mano._ ¡Te voy a matar hija de puta! ¡Por tu culpa he tenido que frenar de golpe y casi me trago el cristal!

Tenía cinco segundos para reaccionar, estaba a 20 metros del final de la calle, llegaba tarde a la fiesta y este tipo me quería matar, ¿Qué hago? ¿Cómo me defiendo? ¿Con qué? Con la misma frialdad con la que me dejó el susto y cubierta de un sereno odio azul, logré quitarme la sandalia plateada y clavarle con furia el tacón de metal en un ojo.

Golpe certero, seco, perfecto. Un pequeño chillido gorrino, y silencio.

Tardó en caer el grasiento inconveniente y casi me salpica con su agonía repugnante.

Silencio.

Todo seguía igual, ni siquiera el gato pelado del contenedor de basura despertó de su aburrido sueño.

Silencio, nadie.

Tanto contratiempo empieza a resultarme agotador. El cerdo tuerto sigue en el suelo mirándome con cara de sorpresa, la muerte le dejó muy desfavorecido. Yo en cambio tengo que retocarme el maquillaje, arreglarme el vestido y calzarme de nuevo casi sin poder saborear el placer de la travesura sin castigo.

Al final del callejón, las luces de la fiesta me están esperando. La música me saca del sórdido mundo de los anónimos y la lluvia se encargará de borrar la sangre de mis tacones.
T'ha agradat?

Aquest relat ha estat seleccionat entre els 35 millors Relats d'Estiu de diari SEGRE. A part dels premis als que opta, també pot aconseguir el premi del públic, el teu. Podràs votar aquest relat clicant a través de Facebook clicant "M'agrada".

Qui en tingui més s'emporta el premi del públic. Així de senzill. El votes?



Et recomanem llegir els altres participants al concurs en aquest enllaç.
Temes relacionats
Comenta el contingut

Uneix-te a la comunitat SEGRE!


El més...
segrecom Twitter

@segrecom

Envia el teu missatge
Segre
© SEGRE Carrer del Riu, nº 6, 25007, Lleida Telèfon: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre