Español
Registra’t Iniciar sessió
Menu Buscar
Cercador de l’Hemeroteca
Segre Segre Premium

  • Mariona Salvadó

Vivir con palabras

Actualitzada 08/08/2017 a les 10:00
Aquest relat participa al concurs de Relats d'Estiu del diari SEGRE.
Vota'l perquè aconsegueixi el premi del públic! 


PA-LA-BRAS.

Persona, felicidad, conocimiento, cultura, vida... Todo son palabras. Una unión de letras sin sentido que nos informa o nos previene de algo. De acuerdo con los estudios de la Dra Brinzedine, se estima que una mujer dice aproximadamente 20.000 palabras en un día; mientras que de la boca de un hombre solamente salen unas 7.000 a diario. En resumen, son muchas las palabras que una persona puede llegar a decir con tan solo 24 horas. ¿Puede que la mitad de ellas sean estupideces complementarias? Es posible. Pero las decimos igualmente, sin importar las consecuencias ni el efecto que pueden llegar a causar.

Es otoño y una brisa tenue acaricia el rostro de todo aquel que se exhibe a ella. Y tú estás allí, disfrutándola, viviéndola, sintiéndola. Parece que el silencio adquiere cada vez más poder dentro de tu propio mundo. Pero entonces ocurre. Sucede algo que no tenías previsto. Un sonido se interpone en tu camino. ¿Qué dicen? No logras interpretarlo y decides ignorarlo. A veces es lo mejor. Dejar ir las cosas y que cada una de ellas se integre en la sociedad de una u otra forma.

Sí, sé que ahora todo puede parecer un poco extraño, pero poco a poco irás descubriendo el sentido de este texto. El porqué de un relato lleno de letras y
pequeños símbolos que te liberan del mundo real y te desprenden dentro de una imaginación muy singular. Llegará un momento en el que únicamente se percibirá el fluir de una corriente llamada felicidad. Y entonces entenderás la verdadera función de las palabras.

Un día te levantarás y te preguntarás por qué no lo habías pensado antes. Te preguntarás por qué no le dijiste lo que realmente pensabas a esa persona tan especial para ti. Por qué mentiste. Por qué dijiste NO todas esas veces que tenías el SÍ ante tus ojos. Por qué callaste cuando debías decir algo que lo hubiera cambiado todo. Pero en aquel momento no tenías palabras, ¿verdad? Todo se quedó en el aire. En los gestos. Las miradas. Nunca llego a ser dicho por ti, y eso cada vez duele más. Sientes un vacío lleno de palabras perdidas. Olvidadas. Letras que solo tenían fuerza en un pasado. Ahora ya no importan.

Hay mucha gente que piensa que los ojos lo dicen todo. Que una imagen o un inocente dibujo puede representar lo que realmente sientes. Por ejemplo, que una fotografía de un simple paisaje te da a conocer lo que está en su interior. Todo aquello que no puedes ver. Pero, ¿es la vista el único sentido que tenemos para comunicarnos? No lo creo, pero hoy en día hay muy poca gente que se lo plantee.

Somos los usuarios de un juego llamado vida y para ganar se debe luchar. Para alcanzar la meta es importante concentrarte exclusivamente y únicamente en ti. Nadie te puede desorientar. Nada debe hacerte caer. Eres tú el que quiere ganar ¿no? De esta forma, el egocentrismo va adquiriendo cada vez más y más poder. La soledad y el aislamiento de cada individuo van ganándose su propio espacio y es entonces cuando desaparece todo tipo de comunicación verbal. Solo quedan algunos gestos e imágenes. Tonterías y nada más.

Ahora dime, ¿de verdad te gusta ser uno de los usuarios de este juego? ¿Te estás divirtiendo? ¿Qué puntuación le darías del 1 al 10? ¿Deseas continuar? Va, que si logras superar el sexto nivel te regalo dos vidas. Completamente nuevas. Sin problemas ni compromisos. Solo tú y ellas. Así en plural, que con una no basta. Piénsalo.
Y nosotros somos tan inútiles que caemos. Preferimos lo fácil a lo difícil. Mejor simplificarlo que complicarlo ¿no? ¿Por qué es necesario hablar cara a cara si por whatsapp puedes decir lo que te apetezca? Y si quieres expresar tus emociones... ¿Qué mejor que un selfie? Esto es lo más cómodo y lo hacemos día a día. Todo el rato. Cada segundo sin mirar el móvil es una eternidad perdida. El vicio es tan poderoso que ni te acuerdas de las palabras. Sí, la unión de las letras que forman ese abecedario que aprendiste de pequeño. ¿Te suenan?

Un año, dos años, tres años, y no te das cuenta que te estás equivocando hasta que pasas por el decimosexto nivel y todavía no sabes como empezar una conversación. No te gusta leer. Y escribir mejor ni te digo. Odias las presentaciones orales. Te parece aburrido hablar, etc. Pero, ¿Por qué te pasa esto? Es muy sencillo, ese juego que llamamos vida se ha comido todas las palabras. Todas menos una, "PLAY". Las comodidades que conllevan esas cuatro letras son demasiado perfectas. ¿Irreales? Eso ya depende de cada uno.

Vivimos en un mundo, donde la imagen nos representa. Parece que nuestra personalidad depende de ella. Instagram, Facebook, Snapchat, Twitter... miles de redes sociales se unen para simbolizar nuestra dosis diaria de vida. Este hecho nos hace pensar como seria un mundo sin conexión. Sin youtubers. Sin likes. Sin fotos. Solo con palabras.

¿Hasta que punto, todo lo que se ha dicho en este relato, hubiera sido posible expresarlo con emoticonos e imágenes? Sólo piénsalo. Y luego me dices si una imagen vale realmente más de mil palabras.


 
Aquest relat ha estat seleccionat entre els 35 millors Relats d'Estiu de diari SEGRE. A part dels premis als que opta, també pot aconseguir el premi del públic, el teu. Podràs votar aquest relat clicant a través de Facebook clicant "M'agrada".

Qui en tingui més s'emporta el premi del públic. Així de senzill. El votes?



Et recomanem llegir els altres participants al concurs en aquest enllaç.
Temes relacionats
Comenta el contingut

Uneix-te a la comunitat SEGRE!


El més...
segrecom Twitter

@segrecom

Envia el teu missatge
Segre
© SEGRE Carrer del Riu, nº 6, 25007, Lleida Telèfon: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre