x
Català Castellà
Registra’t | Iniciar sessió Registra’t Iniciar sessió
Menú Buscar
Cercador de l’Hemeroteca
Segre Segre Premium

  • Per Josep Salvia Vidal

El arte de la resurrección

Actualitzada 10/08/2019 a les 10:36
El arte de la resurrección

Totes les imatges i continguts de SEGRE.com tenen drets i no es permet la seva reproducció i/o còpia sense autorització expressa.

© El arte de la resurrección

@SOBREELTERRENY

 

Aquest relat participa al concurs de Relats d'Estiu del diari SEGRE.
Vota'l perquè aconsegueixi el premi del públic!


En la inmensidad de mi cama soy Cristo en la Cruz. Extiendo los brazos todo lo que puedo hasta que me duelen, hasta que las yemas de los dedos rozan los extremos del colchón y mis piernas describen un hermoso ángulo. Alguien me clava de manos y pies a la madera, siento el frío metal de los clavos atravesando mi carne y en cada martillazo que los hunde más se me escapa un aliento de vida. Alguien me corona de espinas y estas abren heridas tan pequeñas como el pulgón de los geranios en verano, de ellas brotan delicados hilos de sangre preciosa. Alguien atraviesa mi costado con la afilada punta de su lanza. Muero solo. A los pies de mi cruz no hay discípulo ni madre sufriente ni María Magdalena. Tras todo ese martirio, fallezco. Expiro. Ladeo la cabeza y dejo de respirar. Y, sin embargo, resucito al cabo de unos segundos. Sin ganas.

El agua de la ducha se lleva los restos de la crucifixión por el desagüe junto a los residuos de jabón. Es la única esperanza que tengo a pesar de que el agua caliente no logra borrar del todo los estigmas de la pasión. El espejo traidor me devuelve el reflejo de un hombre muerto, enclenque, demacrado. Me visto con desgana y no desayuno porque no tengo hambre. A mí los disgustos me cierran el estómago como si fuese una caja fuerte. Me tumbo en el sofá y llamo al trabajo diciendo que no voy a ir porque estoy malo. Y es verdad aunque la mía sea una enfermedad que no se ve. No tengo ganas de salir de casa. Me duele la cabeza y tengo ojeras, unas horribles manchas oscuras que se alargan por mis pómulos. He dormido poco y mal. He pasado la noche dando vueltas, zarandeando los recuerdos de cuando compartía la cama con Alicia. En una de esas vueltas me he encontrado de bruces con la madrugada y esta me ha devorado como una bestia salvaje. La soledad es oscura. La nostalgia tiene forma de cielo nocturno y estrellado. Mi cama es una balsa a la deriva por la que navego en el mar bravo de los recuerdos. Pienso en ella. En nosotros.

Alicia se cansó de mí, de mis naufragios, de mis zozobras y de mi egoísmo. Se nos murió el amor y se nos agotó la pasión. Nuestros cuerpos olvidaros los besos, no se hallaron en las caricias, nuestros ojos dejaron de quemar al mirarnos y los celos tocaron su triste canción. Hacía días que vivíamos de espaldas. Y ella se hartó de vivir así. Recogió sus cosas, encerró su vida en dos maletas y se fue de casa dando un portazo que sonó a abandono, a despedida amarga, a signo de exclamación. Y me culpo. Es culpa mía. Por eso, desde entonces, me crucifico cada mañana en el Monte del Calvario de mi cama con la intención de hacerme perdonar el pecado original.

Me he convertido en un experto en el arte de la resurrección. Lo hago todos los días. Todas las mañanas muero y revivo poco después aunque solo resucito a medias. Soy un muerto en vida o un muerto medio vivo. Eso hace que me encuentre a medio camino entre el cielo y el infierno, en una tierra que no es de nadie, en una frontera que no puedo acabar de cruzar. Desde que Alicia se fue por mi culpa, vivo en el letargo, en el sopor de la depresión, en la amargura del abandono. No salgo de casa. No voy a trabajar. Mi alma está cubierta de mugre y se pudre lentamente como el resto de mi cuerpo. Desde que Alicia se marchó le pido a Dios que me fulmine, que me mate, que me mande a su ángel exterminador, que me envíe alguna plaga inmunda, que inunde mi casa con un diluvio de cuarenta días y me ahogue en él. Pero nada de eso ocurre. Dios no me hace caso. La fe es creer en un Dios que no sabes si existe, en existir aunque ese Dios no te haga caso. La divinidad no me escucha. El diablo, tampoco. Y aquí estoy, abandonado a mi suerte. Desamparado.

Los días pasan con el tedio del aburrimiento. Hoy justo hace un mes que Alicia me dejó y desde entonces no he vuelto a hablar con ella. Para qué. El portazo que dio ese día fue un punto y aparte. Con ella se marchó la luz y llegó la tiniebla. Mi casa es una cueva oscura excavada en una montaña. Mi casa es un piso pequeño que bien podría ser la celda de un monje en un convento. Vivo en el extrarradio de una ciudad cualquiera y a extramuros la vida se hace difícil. Los días se han amontonado en el calendario sin orden ni concierto. No remonto. No mejoro. Al revés. Estoy cada vez más hundido en el légamo de la mugre y la idea del suicidio empieza a dar vueltas en mi cabeza como una peonza sin hilo. Sinceramente, si alguien no obra pronto un milagro a mi favor, no sé cómo acabará esto.

Es lunes, media tarde. Es invierno y la niebla densa cubre las calles de la ciudad, se pega sobre los tejados de los edificios y sobre las cabezas de los que se mueven bajo ella. Anochece. La niebla también ha cubierto mi alma para convertirme en un hombre gris que ha perdido toda esperanza de mejorar y sobrevive como puede. Estoy tumbado en el sofá y leo un libro con desgana. El día ha trascurrido con el sopor de una televisión encendida. De repente suena el timbre. Imagino que será mi madre y me levanto despacio. Camino lentamente como un autómata. Y, sin embargo, no es mi madre a quien encuentro al otro lado de la puerta. Es Alicia. Me sorprendo al verla y arqueo las cejas abriendo los ojos al máximo. Ella sonríe. Alicia entra en casa, recorremos el escueto pasillo y llegamos al comedor. Permanecemos en silencio como si los dos tuviéramos miedo de hablar o la vergüenza de las primeras citas.

Entonces ella deja las dos maletas en el suelo y se lanza contra mí. Nos arrullamos mutuamente, uno en el cuello del otro. Nos reconocemos en el tacto de la piel. Me abraza y en ese abrazo se curan de forma mágica todas mis dolencias, se diluyen la mugre y la niebla. Después me besa y con ese beso resucito y siento que esta vez es una resurrección definitiva, completa, eterna. Se hace la luz en medio de la noche para llenarlo todo de color. Y mientras nos seguimos besando, nos quitamos la ropa con la urgencia de la carne, la pasión se enciende de nuevo y redescubrimos nuestros cuerpos ya desnudos, Alicia me susurra al oído palabras tiernamente lujuriosas y yo le prometo que haremos de nuestro piso de suburbio el nuevo país de las maravillas.

 

T'ha agradat?

Aquest relat ha estat seleccionat entre els 32 millors Relats d'Estiu de diari SEGRE. A part dels premis als que opta, també pot aconseguir el premi del públic, el teu. Podràs votar aquest relat clicant a través de Facebook clicant "M'agrada".

Qui en tingui més s'emporta el premi del públic. Així de senzill. El votes?

 
El més...
segrecom Twitter

@segrecom

Envia el teu missatge
Segre
© SEGRE Carrer del Riu, nº 6, 25007, Lleida Telèfon: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre