x
Català Castellà
Registra’t | Iniciar sessió Registra’t Iniciar sessió
Menú Buscar
Cercador de l’Hemeroteca
Segre Segre Premium

El tiempo es circular en confinamiento

  • María García Sureda
Actualitzada 19/06/2020 a les 13:35

 

Aquest relat participa al concurs de Relats del Confinament del diari SEGRE.
Vota'l perquè aconsegueixi el premi del públic!

–Un nuevo día, a la misma hora, es el mismo día, mañana, hoy y ayer–. Me paso el tiempo pensando en alternativas. Lo que quería hacer no se parece en nada a ti. Sigo sin darme cuenta de qué color son las paredes de mi cuarto. Rumío chicle como una vaca todo el día, y no oigo la onomatopeya del mascar. Si abro la ventana entra a mi habitación un abejorro al menos una vez al día.

“¿Y tú como estás?”, me da tiempo a preguntarle a la gente con interés honesto. Pero la educación nos insiste a preguntar de vuelta y acabo dejando las conversaciones en leído. Al cabo de dos días, que se parecen a anteayer, decido responder. La gente no se lo toma a mal, probablemente porque nadie siente el tiempo pasar.

Algunos días se me cae la casa encima, y la presencia de mi propia familia hace que me recoja a mi zona de confort, la esquina más alejada de la habitación más llena. Pero la verdad es que mis peores días han sido debido a mi propia El tiempo es circular en confinamiento compañía, los propios muros de mi piel generándome claustrofobia de mi vida. Es extraño porque España se ha parado y aún así, siento que soy incapaz de detenerme.

Todo me genera pena. Pienso en la situación de la gente que no conozco y me pongo nerviosa.

Me sigo despertando temprano por la mañana para aprovechar el día, pero solo consigo que se haga más largo. A veces siento una motivación pacífica que me hace querer aprovechar la situación para iniciar mil proyectos, que probablemente se acaben quedando en el oxígeno que olvido respirar.

En ocasiones aparece un sentimiento de paz. Mis días “normales” solían estar muy ocupados, y siempre pensaba que no hacía lo que debía hacer, no era lo que debía ser, lo que sí hacía no era suficiente, y cada cosa que cumplía era otra que no. Ahora, sin embargo, se me quita un peso enorme de los hombros, porque lo único que debo hacer, es quedarme en casa, y eso, lo sé hacer.

 

Aquest relat participa al concurs de Relats del Confinament del diari SEGRE.
Vota'l perquè aconsegueixi el premi del públic!

 

 

Temes relacionats
Comenta el contingut

El més...
segrecom Twitter

@segrecom

Envia el teu missatge
Segre
© SEGRE Carrer del Riu, nº 6, 25007, Lleida Telèfon: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre