SEGRE

MUNICIPIOS EQUIPAMIENTOS

La Vall de Boí quiere comprar a Nozar el local y las piscinas del Pla de l'Ermita

Para garantizar su continuidad como equipamientos públicos si la firma se marcha

Imagen de archivo de las piscinas del Pla de l’Ermita.

Imagen de archivo de las piscinas del Pla de l’Ermita.SEGRE

Creado:

Actualizado:

El ayuntamiento de La Vall de Boí quiere comprar al grupo inmobiliario Nozar el local social, las piscinas y el parque infantil de la urbanización del Pla de l’Ermita. De este modo espera garantizar que estas instalaciones ahora privadas sigan abiertas como equipamientos públicos si la empresa deja finalmente su actividad en el municipio. El alcalde, Joan Perelada, corroboró que han planteado la posibilidad de comprar estos inmuebles al administrador concursal y están a la espera de que este presente una oferta.

“Son equipamientos que son de interés para el municipio pero que no lo son para las empresas que quieran alquilar los hoteles”, señaló Perelada, quien destacó la buena disposición de la administración concursal. El primer edil espera poder alcanzar un acuerdo antes de las elecciones municipales, dentro de un mes. En caso contrario, la decisión quedaría en manos de su relevo al frente del consistorio. Ni el actual alcalde ni ningún miembro de su equipo de gobierno se presentan a los comicios del 26-M.

El consistorio espera una oferta del administrador concursal para comprar estos equipamientos

Esta negociación con los administradores concursales llega después de que el grupo Nozar renunciase el pasado invierno a su contrato con la Generalitat para explotar la estación de Boí Taüll, y también a su opción para recomprarla tras entregarla como dación en pago de deudas. Desde entonces solo siguió al frente de la mayoría de los hoteles del Pla de l’Ermita, propiedad de terceros y que ha gestionado en los últimos años como arrendatario. También eso podría cambiar en los próximos meses: la administración concursal de la empresa ha comunicado al consistorio que hay otras firmas están interesadas en asumir la gestión de estos alojamientos. Pese a ello, el relevo al frente de los hoteles presenta una dificultad.

“Habrá que ver la deuda existente con la seguridad social”, explicó el primer edil en el pleno celebrado a principios de este mes, en el que dio cuenta de su reunión con el administrador concursal. A su parecer, esta situación plantea dos escenarios posibles: “cerrar seis meses o que el juez decida que es más importante la continuidad de los hoteles y que cancele la deuda”.

En cuanto a las pistas de Boí Taüll, está previsto que la gestión pase a manos de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) el próximo invierno, después de una temporada de esquí bajo la gestión directa de la empresa pública Actius de Muntanya.

tracking