SEGRE

LLEIDA

El Estado rechaza todos los molinos de viento que ha tramitado hasta ahora en Lleida

Tres grandes parques eólicos con 36 aerogeneradores en la Segarra

El promotor de dos de ellos fusionó proyectos más pequeños para que fueran competencia estatal y esquivó requisitos de la Generalitat

Imatge d’arxiu de molins de vent a la comarca de la Segarra.

Imagen de archivo de molinos de viento en la comarca de la Segarra. - X.S.

Creado:

Actualizado:

En:

El ministerio de Transición Ecológica ha rechazado hasta ahora todos los molinos de viento que ha tramitado en las comarcas leridanas. Se trata de grandes tres parques eólicos que sumaban 36 aerogeneradores en la Segarra: el de Suró y los de Segarra Sud 1 y 2. La resolución que desestima este último se publicó ayer mismo en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La competencia de autorizar estas instalaciones correspondía al Gobierno español porque todas ellas sobrepasaban el umbral de los 50 megavatios (MW) de potencia, algo inédito en Lleida. Por debajo de este límite es la Generalitat la que debe decidir sobre los permisos.

El parque eólico de Suró, con 12 molinos previstos en Talavera, Ribera d’Ondara y Montoliu de Segarra y una potencia de 72 MW, fue el primero proyecto de energías renovables en Lleida que se tramitó ante el Estado. Hasta entonces todos habían sido competencia de la Generalitat. Su promotor, Green Capital, pidió autorización en 2020 y el Gobierno español la desestimó en 2023 al valorar que tendría un alto impacto ambiental.Muy diferente es el caso de los parques eólicos Segarra Sur 1 y 2, con un total de 24 aerogenerdores que debían sumar 68,2 y 80,6 MW, respectivamente.Son el resultado de reagrupar molinos que, inicialmente, formaban parte de tres centrales eólicas más pequeñas que habían iniciado su tramitación ante la Generalitat. El promotor inicial, Siemens Gamesa, concentró en 2022 los aerogeneradores que quería desplegar en la Segarra en dos proyectos mayores. Al hacerlo, la competencia para aprobarlos pasó a manos del Estado y la empresa esquivó requisitos que Catalunya había dictado en su decreto de renovables de 2021, como informar a los ayuntamientos y buscar acuerdos con el territorio.Pese a que la tramitación estatal tiene menos exigencias que la de la Generalitat, el Gobierno español ha rechazado los dos parques esta semana al no disponer de un punto de conexión a la red eléctrica para evacuar la energía que generarían los molinos. Los dos proyectos habían pasado en 2023 a menos del grupo británico SSE Renewables. Tras desestimarse estos tres grandes parques eólicos, no queda ninguno en trámite cuya autorización sea competencia del Estado. El grupo noruego Statkraft planteó en 2022 uno con 60 molinos de viento y 250 MW en el sur del Segrià, si bien desde entonces no se ha puesto en marcha el proceso para autorizarlo.

tracking