SEGRE

ENTREVISTA

Joel Pla: «Queremos que el público reflexione y no ser un mero entretenimento»

Coordina 'L'Única', la primera sala exclusiva de artes escénicas de La Seu. Tiene un formato reducido, para 37 espectadores, se estrenó el pasado mes de enero y ha recibido una buena respuesta del público.

«Volem que el públic reflexioni i no ser un mer entreteniment»

«Queremos que el público reflexione y no ser un mero entretenimento» - C. SANS

Publicado por

Creado:

Actualizado:

¿Por qué nace L’Única?

Nace de la necesidad de tener un espacio donde poder representar espectáculos de artes escénicas y poderlos producir y ensayar en condiciones. Es una sala con equipamiento técnico, algo que no existía en el Alt Urgell.

¿Qué encontrará el espectador?

Hemos empezado con Despesa y Assedegades, espectáculos producidos por la Escuela de Teatro de La Seu. Para principios de abril hemos programado Camins que parlen, nuestro primer espectáculo profesional, y le seguirá La festa. Todo lo que ofrecemos cumple una premisa: la calidad y que hable de temas relevantes, con gran carga social y que nos haga reflexionar. En 2025 programaremos espectáculos profesionales de pequeño formato de manera regular.

¿Habrá programación estable?

Generaremos una programación estable y regular para favorecer el hábito entre los ciudadanos de ir al teatro. Trabajaremos para tener una actuación cada mes o incluso cada quince días. Hasta ahora hemos programado 12 funciones, hemos vendido 418 entradas y conseguido una ocupación del 95%. Estamos muy satisfechos.

Despesa ha estrenado la sala.

Es un espectáculo de las participantes de la escuela de teatro de adultos. Participan personas de las clases que hacemos en La Seu, pero también de las que hacemos en Oliana y Coll de Nargó. El recibimiento ha sido muy bueno, hemos agotado las entradas para todas las representaciones. Es una obra que hace reflexionar mucho.

La segunda fue Assedegades.

Es una propuesta de los alumnos más jóvenes de la Escuela de Teatro. Un texto contemporáneo que habla de la frustración que siente la juventud cuando observa el mundo adulto y su realidad y lo traumático que es cuando dejan el mundo idílico de la infancia. La edad mínima recomendada es de 14 años, ya que hay lenguaje duro y escenas con violencia explícita. El público lo ha pasado bien, ha reído, y también ha sufrido. Salen impactados y conseguimos generar opinión. No queremos ser un mero entretenimiento. Queremos aportar algo en la vida.

Recibieron una subvención, pero han hecho una inversión de 10.000 euros. ¿Cómo afecta económicamente a la escuela?

De momento, la inversión ha salido íntegramente de la escuela, ya que tenemos concedida la subvención pero no la hemos recibido. Ahora nos sustentamos porque tenemos muchos participantes. La viabilidad la calculábamos con 88 alumnos y hemos conseguido llegar a 150. Este superávit nos ha permitido afrontar una inversión de este tipo. Estamos solos y no recibimos ninguna ayuda de las entidades locales ni regionales. Esto es un riesgo. Nos gestionamos como entidad privada sin ánimo de lucro. Aunque ni el ayuntamiento ni el consell aporten ayuda económica, seguimos buscando financiación donde sea necesario para sacar adelante el proyecto.

¿Cuándo nació la Escuela de Teatro y cómo ha evolucionado?

En 2017 cerró el espacio de artes escénicas La Fusteria y presenté una propuesta al ayuntamiento para una escuela municipal. La vieron con buenos ojos, pero no se involucraron. Decidí sacarla adelante y empezamos a usar espacios como el instituto La Valira y la UNED, pero debíamos adaptarnos a los horarios de clases, era incómodo. Empezamos con 13 participantes en 2 grupos y crecimos rápido: con la pandemia, éramos 60 y salió la oportunidad de tener un espacio propio. Además de La Seu, hay grupos en Coll de Nargó y Oliana. Somos 150 y hay ganas de seguir creciendo.

tracking