SEGRE

ARTESA DE SEGRE

Artesa de Segre alerta del riesgo de colapso de veinte edificios

Son iglesias o templos del obispado de Urgell

Reclama actuar en al menos ocho de los veinte pueblos del municipio y también en las rectorías

Les restes de la rectoria del poble de Seró.

Los restos de la rectoría del pueblo de Seró, una parte, derruidos. - AYUNTAMIENTO DE ARTESA DE SEGRE

Creado:

Actualizado:

Sant Miquel de Montmagastre, Sant Bartomeu de la Vall d’Ariet, Santa Maria de Vernet o Sant Miquel de Colldelrat. Son algunas de la veintena de iglesias y ermitas del municipio de Artesa de Segre que requieren una reparación, mantenimento o actuación de urgencia ante el riesgo de derrumbe o colapso. Los templos son propiedad del obispado de Urgell y para el alcalde de Artesa de Segre, Francesc Puigpinós, “debe ser este el que se haga cargo de la reparación y evitar el colapso en el peor de los casos”. Aseguró que el municipio no puede afrontar el mantenimiento de un patrimonio que no es de su titularidad y que en la mayoría de los ellos nunca se han llevado a cabo trabajos de mejora. El alcalde añadió que el obispado quiso firmar un convenio de cesión de todo este patrimonio al municipio, aunque el consistorio exige que antes se reparen los edificios dañados o se derriben los que amenazan ruina para evitar daños, como es el caso de la rectoría del pueblo de Seró. En este caso, apuntó que desde hace más de una década se han hecho requerimientos a la diócesis para actuar en la rectoría ya que presenta un estado “preocupante” de degradación, se ha hundido parte del edificio y el riesgo ha generado las quejas de los vecinos. “La respuesta del obispado siempre ha sido la misma, ceder al municipio los templos para que sea el consistorio el que los mejore, y en esto no estamos de acuerdo”, dijo.

Añadió que el caso de Seró es “grave” pero también lo es el peligro de desprendimiento en la iglesia de Montmagastre; la amenaza de colapso del absis, con muchas grietas, de la iglesia de Sant Bartomeu de la Vall d’Ariet o la cubierta en mal estado de la iglesia de Santa Maria de Vernet. Puigpinós criticó la inactividad del obispado en cuanto al mantenimiento de los templos de los pueblos. Añadió que en la mayoría de los casos obliga a los ayuntamientos a dar prioridad a actuaciones de mejora de estos templos por delante de otras obras municipales.En las comarcas de Lleida son varios los municipios que han denunciado tener que asumir trabajos de mantenimiento y obras en edificios de la Iglesia. El último caso fue Llimiana, que invirtió cerca de 100.000 euros en reformar parte de la cubierta.

tracking