SEGRE

DEPORTES

¡Apoteósico!

Nevels anota sobre la bocina la canasta que da la victoria al Actel Lleida sobre el líder Oviedo || Los de Comenge perdían por 8 puntos a falta de cuatro minutos para el final

Los árbitros volvieron a desesperar al público del Barris Nord.

Los árbitros volvieron a desesperar al público del Barris Nord.

Publicado por

Creado:

Actualizado:

El Actel Lleida dio ayer una lección de fe, ganando al líder Oviedo cuando tenía el partido perdido a falta de cuatro minutos (70-68). Nevels, con una bandeja sobre la bocina dio el triunfo a los leridanos, que les permite seguir aspirando a todo.

La defensa fue el pilar sobre el que se sostuvo un 6-0 de salida con el que el Oviedo, con el ex Sans en la dirección, comenzó algo dormido. Solo el lanzamiento exterior solucionó el atasco asturiano. Jesperson y Sans mantuvieron al rival dentro del partido en este inicio, en el que consiguió volver a igualar las fuerzas (11-11). Comenge introdujo a Simeón y Sutina para reforzar la defensa, aunque los ovetenses siguieron castigando desde más allá de los 6,75. Pero desde el juego interior, con notable para Mbaye y Demetrio, el Actel Lleida consiguió mantener controlado al líder y marcharse al final del primer cuarto con un margen de 4 puntos (22-18).

El empuje del pabellón permitió que los leridanos consiguieran remontar en un parcial de ensueño

Se atascó y de que manera el equipo leridano en el inicio del segundo cuarto. Después del 24-18 de Alzamora falló hasta cinco ataques consecutivos, algo que dio alas al Oviedo. El campeón de Copa siguió castigando desde el exterior y un triple de Sans le puso por delante en el marcador por primera vez en todo el partido (26-29). Comenge paró el partido por dos veces y comenzó, como es habitual, el penoso y lamentable festival de errores arbitral. Carpallo, conocido de la grada por su terrible actuación frente al Burgos, y el catalán Baena no vieron una personal en ataque de Dos Anjos sobre Alzamora y anularon un contragolpe de Nevels por haber pisado la línea tras haber sido claramente empujado por un rival. El Barris Nord estalló con gritos de ‘¡¡¡fuera, fuera!!!’. Pero el nivel arbitral es el que es, anticasero por naturaleza en la LEB Oro. Con el 29-34 al descanso se marcharon los equipos y los colegiados en medio de una sonora bronca dedicada a los protagonistas del segundo cuarto, en el que el Actel Lleida dejó patente que no tenía el día desde la línea de tres (0 de 5) y el Oviedo que veía el aro como una piscina olímpica (6 de 14).

Salió a por todas el equipo leridano en la segunda mitad, ajustando el marcador, pero de nuevo llegaron los fallos en ataque que dieron la oportunidad al Oviedo de ampliar su margen. No se habían cumplido ni cuatro minutos cuando Comenge tuvo que pedir tiempo con la máxima diferencia a favor de los asturianos, después de una bandeja de Dos Anjos (35-43). Supo reaccionar el Lleida desde la defensa, y con un parcial de 7-0 que culminó Miki Feliu con el primer triple de los locales en todo el partido. Fue el turno para Carles Marco de parar el partido. No le estaba gustando nada al técnico visitante la reacción leridana. Y menos cuando Simeón, con un lanzamiento de media distancia puso por delante al Actel Lleida de nuevo con el 46-45. Pero el líder de la LEB Oro tiró de calidad, apareciendo un viejo conocido, Hernández-Sonseca, para castigar desde la pintura. No perdió los nervios el equipo de blanco, le dio la vuelta al marcador y entró en los últimos diez minutos con una mínima ventaja, remontable, de tres puntos (49-52).

La victoria se complicó con una nueva exhibición desde el exterior del Oviedo, que volvió a situarse 8 puntos arriba (51-59). El tiempo pasaba y jugaba en contra de un Actel Lleida que no reaccionó hasta un triple de Sutina con el 57-65. A partir de entonces se desató la locura en el Barris Nord. Juntos, podían ganar este partido. Los leridanos frenaron por completo a todo un líder y le fue ganando terreno a base de esfuezo, dándole la vuelta al partido (66-65). Dos tiros libres de Simeón y uno de Feliu a falta de 16.1 segundos ponían las cosas de cara (68-65), completando un parcial de 11-0. Pero Lofberg, cuando quedaban 12.7 llevó el partido camino de la prórroga. El balón era para un Nevels que no se esconde nunca. Cruzó el mediocampo, atrajo a todo el mundo por la derecha y con una bandeja perfecta dio la victoria al Actel Lleida cuando el reloj se puso a cero (70-68). Un final de película.

Los árbitros volvieron a desesperar al público del Barris Nord.

Los árbitros volvieron a desesperar al público del Barris Nord.

tracking