SEGRE

LLEIDA

Un alpinista de categoría

Tasio Martín, miembro del Centre Excursionista de Lleida, optó en 2023 a los Piolets d'Or, el galardón más importante

Ascendió un pico virgen en la India

Escalant el gel a Ecrins, als Alps. A la dreta, l’alpinista basc a l’Ama Dablam.

Escalando en el hielo en Ecrins, Alpes. A la derecha, el alpinista vasco en el Ama Dablam.

Creado:

Actualizado:

En:

“Transitar por algunos pasos del Everest es como el primer día de las rebajas en unos grandes almacenes. No veo mal que se haga turismo de montaña mientras se haga de forma adecuada, pero eso no tiene nada que ver con el alpinismo”. Lo dice Tasio Martín, miembro del Centre Excursionista de Lleida (CEL) y uno de los pocos montañeros españoles nominados en 2023 a los Piolets d’Or, el galardón más importante que se da anualmente a las mejores ascensiones del año anterior en el mundo del alpinismo. La nominación le llegó a este vasco residente en Lleida desde 2019, donde estudia un doble grado de Inefc y fisioterapia, por la ascensión junto al catalán Marc Toralles a un pico virgen del Himalaya indio al que pusieron por nombre Guillem Aparicio (5.700 m), en el valle de Shafat, por la vía Txoria Txori (740 metros y una graduación de la escalada de 7a+, considerada muy difícil en el argot alpinista y que se caracteriza por presas pequeñas y emplazamientos raros para los pies).

El próximo reto de este montañero de 23 años promete ser también digno de optar a reconocimiento. Forma parte del equipo de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) y en este su tercer y último año como miembro irá en julio junto a seis compañeros más al K7 (6.934 m), un macizo que consta de tres cimas en la cordillera del Karakorum, situada en la frontera entre Pakistán, India y China. “Es una mole de roca vertical y muy técnica. Es una montaña muy difícil, por lo que si lo conseguimos será una ascensión de un nivel bastante alto”, asegura Martín. “¿Optar al Piolet d’Or si lo conseguimos? No buscamos eso. Si fuera esa nuestra motivación seguro que no lo conseguiríamos. Lo que nos motiva al escalar y subir montañas es sentirnos vivos y hacer lo que nos gusta, aunque si luego hay un reconocimiento no vamos a rechazarlo, claro”, admite Martín con una sonrisa.

Vasco de 23 años y estudiante de la UdL, acometerá en julio una expedición al K7

Natural de Orduña (Vizcaya) y formando parte del Centre de Tecnificació d’Alpinisme de Catalunya (CTAC) donde ha estado en varias concentraciones, que incluyen escaladas en hielo, Tasio Martín lleva los genes del alpinismo desde la cuna. Hijo de los ochomilistas vizcaínos Yolanda Martín y Joseba Elorrieta, a los siete años ya correteaba por los Pirineos como si nada y poco después llegaron sus primeros pasos de escalada: Pedraforca, Peña Vieja y Aneto. El Vignemale en invierno y después el primer viaje a Alpes, Ecrins. Con 16 años holló el MontBlanc, y escaló el Pilar Central del Freney y la Arista del Diablo del Mont Blanc Du Tacul, entre otras. Con 17 encadenó las 4 caras del Picu Urriellu en 10 horas y media y se proclamó campeón de Euskadi de Boulder sub-18 y con 18, abrió en la Cara Sur del Balaitus la vía ‘Espera que me Suelto’ (6c /250 m). Pero su historia más emotiva es que prometió a sus padres cuando tenía 10 años que un día ascenderían los tres ‘El collar de la Madre’, como es conocida popularmente la montaña del Ama Dablam por el pueblo nepalí. Lo consiguió finalmente él solo al cumplir la mayoría de edad y desde allí avistó el Everest y todos los sueños que quería cumplir.

tracking