SEGRE

EDUCACIÓN INCLUSIÓN

Centros que son todo oídos

El instituto Ronda y el colegio Joc de la Bola escolarizan a una treintena de alumnos con déficits de audición en clases ordinarias, con personal especialista de apoyo || Varias horas a la semana trabajan en pequeños grupos para reforzar contenidos y algunos reciben atención individual

Una de las maestras especialistas atiende a algunos de los alumnos con déficit de audición en el instituto Ronda.

Una de las maestras especialistas atiende a algunos de los alumnos con déficit de audición en el instituto Ronda.ÒSCAR MIRÓN

Creado:

Actualizado:

Una treintena de alumnos con déficit auditivo en diferentes grados están escolarizados en Lleida en centros ordinarios, como el resto de estudiantes, aunque con personal de apoyo, como maestras especialistas en audición y lenguaje, logopedas y una adaptación curricular. En la capital, los centros de agrupación de alumnado sordo son la escuela Joc de la Bola, para estudiantes de Infantil y Primaria, y el instituto Ronda, para los de ESO. La escuela La Valira de La Seu d’Urgell también dispone de un proyecto específico.

Laia Sanahuja y Lídia Folguera son las maestras de audición y lenguaje del instituto Ronda, referente para alumnos sordos y con trastornos del lenguaje desde el curso 2015-2016, y atiende actualmente a 8 estudiantes con distintos niveles de discapacidad auditiva y dificultades con el lenguaje. Explican que el objetivo del SIAL (servicios de apoyo intensivo a la audición y el lenguaje) es su inclusión en el centro, para que aprendan y participen en las actividades en igualdad de oportunidades que sus compañeros. Para ello, ayudan a los alumnos dentro del aula ordinaria (interpretando una clase en lengua de signos o reforzando lo que explica el docente) y fuera de clase en grupos reducidos (anticipando contenidos curriculares, por ejemplo), u ofreciendo atención individual. Por ejemplo, con algunos trabajan en pequeños grupos entre dos y tres horas a la semana y el resto de horas, siguen la clase convencional. Y si lo necesitan les adaptan las evaluaciones. Algunos de los alumnos destacan la importancia de esta ayuda individualizada para poder seguir el curso con normalidad, aunque afirman que prefieren estar en el aula con sus compañeros, con quienes están perfectamente integrados.

La directora del colegio Joc de la Bola, Carme Cases, explica que son un centro de agrupación de alumnado sordo desde el curso 2011-2012 y ahora escolarizan a 22 alumnos desde P-3 a sexto de Primaria. Disponen de dos maestras de audición y lenguaje a tiempo completo y una a media jornada, así como un maestro de apoyo, técnicos de educación infantil y especial y un auxiliar de educación especial. Remarca que gracias a ellos pueden atender a los alumnos en su clase ordinaria y en aulas específicas, y añade que adaptan el currículum educativo en función de las necesidades de cada niño.

El colegio La Valira de La Seu escolariza a un alumno con este déficitEl colegio público La Valira de La Seu d’Urgell implementa desde hace nueve años un proyecto específico para ayudar a un alumno con déficit auditivo total, escolarizado en el centro cuando tenía 3 años y que ahora cursa sexto de Primaria. El centro ha ido adaptando el currículum escolar del alumno curso tras curso y los profesionales que trabajan a diario con el pequeño se han formado en lenguaje de signos para poder comunicarse con él. Mireia Mata, tutora del alumno, explica que un maestro de audición y lenguaje trabaja de forma específica con el niño tres horas a la semana, sobre todo en las horas de ciencias para que el alumno pueda seguir la clase, y que se coordina con un especialista en logopedia del CREDA (Centro de Recursos Educativo para Deficientes Auditivos), que también trabaja con el menor otras tres horas y media a la semana “para reforzar la lectoescriptura”. El resto del horario lectivo está “completamente adaptado con la ayuda de lenguaje de signos en catalán” y a nivel curricular está exento de las materias de lengua castellana e inglesa, explica Mata. Según la tutora, el nivel de comunicación del alumno con el resto de compañeros “es bastante fluido” y asegura que “con el paso de los años, muchos de ellos ya saben bastantes nociones de lenguaje de signos y el niño también está aprendiendo a leer los labios”. El centro dispone de diccionarios de lenguaje de signos que los compañeros consultan a menudo.

Una de las maestras especialistas atiende a algunos de los alumnos con déficit de audición en el instituto Ronda.

Una de las maestras especialistas atiende a algunos de los alumnos con déficit de audición en el instituto Ronda.ÒSCAR MIRÓN

tracking