SEGRE

ESNOTICIA

Bares y restaurantes reabren a medio gas y reclaman menos restricciones

La gran mayoría de bares y restaurantes de Lleida y toda Catalunya reabrieron ayer tras más de un mes cerrados con una afluencia desigual de clientes. No obstante, algunos decidieron esperar porque con las limitaciones vigentes no ven rentable volver a la actividad. El sector reclama suavizar las restricciones para poder recuperar la normalidad.

Los leridanos que ayer fueron a cenar a un restaurante tuvieron que hacerlo pronto, como estos jóvenes.

Los leridanos que ayer fueron a cenar a un restaurante tuvieron que hacerlo pronto, como estos jóvenes.ITMAR FABREGAT

Publicado por

Creado:

Actualizado:

Cuarenta días después de que la Generalitat decretara el cierre de bares y restaurantes para frenar los contagios de coronavirus, la hostelería leridana pudo volver ayer a la actividad tras superar el tercer cierre en lo que va de año. Una reapertura esperada, pero con una desigual afluencia de clientes y que sirvió como día de prueba para la mayoría de establecimientos. No obstante, algunos optaron por no abrir, ya sea porque los lunes era día de descanso semanal o porque no les compensa económicamente con las restricciones actuales, que limitan a un 30% el aforo en el interior y les obligan a cerrar a las 21.30 horas. La Federación de Hostelería de Lleida no ofreció una estimación de cuántos abrieron ayer, mientras que el Gremi de la Restauració de Catalunya calculó que el 70% de los locales de Barcelona volvieron a la actividad. “Ha sido una apertura desigual, ya que si bien algunos locales y terrazas se han llenado, en otros no ha habido apenas clientes, en parte porque el lunes no es un día muy concurrido en la hostelería”. Así lo aseguró el secretario general de la entidad, Ramon Solsona, que dijo que “pese al frío y las limitaciones, hemos visto que la ciudadanía ha respondido, pero nuestro mayor temor es que nos vuelvan a cerrar”. Algo que Solsona prevé que puede suceder “si desde la Generalitat se siguen tomando las mismas medidas que hasta ahora y no se opta por otras que han sido más efectivas que cerrar la hostelería, como los test masivos”. A pesar de estos malos augurios, Solsona opinó que esta desescalada “es una etapa que debemos pasar sí o sí y confiamos en que poco a poco se vayan levantando las restricciones, especialmente las de movilidad”. En este sentido, recordó que “muchos bares o restaurantes de pueblos están en una situación muy delicada porque mucha de su clientela es de fuera del municipio y esta reapertura de poco les ha servido si no pueden atender a gente de fuera".

La reapertura generó división de opiniones entre los hosteleros. Si bien unos se mostraban satisfechos por volver a la actividad y que “todo siga como está ahora para poder seguir abiertos”, como Zico Silva, que regenta la cafetería Candy Coffe en Lleida, otros criticaban las restricciones vigentes. “De momento no vamos a ofrecer cenas porque no vale la pena con el toque de queda que hay, nadie vendrá a cenar a las siete de la tarde”, lamentó Mihai, que junto con su hermano lleva el restaurante De Tapas también en la capital. “Aguantaremos ofreciendo desayunos y comidas, no queda otra que seguir adelante”, recalcó. De la misma forma opina Toni Márquez, del restaurante Aggio, también en la capital. “Con las limitaciones de aforo y el toque de queda hemos decidido que no abriremos hasta el miércoles, que es cuando la clientela se empieza a animar para salir a comer y cenar”, señaló Márquez, que también criticó que “con el confinamiento perimetral perdemos muchos clientes que vienen a Lleida a comer o pasar el día durante el fin de semana y, hasta que no los recuperemos no creo que podamos hablar de normalidad”.

Los leridanos que ayer fueron a cenar a un restaurante tuvieron que hacerlo pronto, como estos jóvenes.

Los leridanos que ayer fueron a cenar a un restaurante tuvieron que hacerlo pronto, como estos jóvenes.ITMAR FABREGAT

Los leridanos que ayer fueron a cenar a un restaurante tuvieron que hacerlo pronto, como estos jóvenes.

Los leridanos que ayer fueron a cenar a un restaurante tuvieron que hacerlo pronto, como estos jóvenes.ITMAR FABREGAT

tracking