SEGRE

JUSTICIA CÁRCEL

Indignación de funcionarios de la cárcel tras el asesinato de una compañera en Tarragona

Lamentan en Lleida la “dejadez” de la administración al llevar años denunciando el aumento de las agresiones

Piden dimisiones en la conselleria de Justicia, con quien rompen negociaciones

Funcionaris de presons es van manifestar ahir des de la presó, passant per l’avinguda Balmes, fins a arribar a la delegació del Govern.

Funcionarios de prisiones se manifestaron ayer desde la prisión, pasando por la avenida Balmes, hasta llegar a la delegación del Govern. - JORDI ECHEVARRIA

Creado:

Actualizado:

Centenares de funcionarios del Centre Penitenciari Ponent salieron ayer a la calle para decir “basta ya” tras el asesinato de una compañera manos de un interno den la prisión de Mas Enric, en Tarragona. Consternación y rabia entre la plantilla que se concentró a las puertas de la cárcel de Lleida para exigir al departamento de Justicia medidas urgentes ante la “inseguridad” que sufren. En el manifiesto que leyeron representantes sindicales se atribuyó la muerte en Mas Enric “a la desidia y dejadez de la administración” ante la denuncia desde hace años por parte de los funcionarios del aumento de las agresiones en las cárceles catalanas. “Hace años que estamos sufriendo una política penitenciaria que no solo no reduce el peligro sino que lo aumenta renunciando a las medidas de protección necesarias”, denunciaron. Por ello, todos los sindicatos exigieron la dimisión del secretario de Medidas Penales, Amand Calderó, y de la consellera de Justicia, Derechos y Memoria, Gemma Ubasart. Asimismo, anunciaron que han roto las negociaciones con el departamento.

Tras la concentración a las puertas de la prisión, los funcionarios recorrieron, en una manifestación improvisada, la avenida Rovira Roure hasta llegar a la plaza Ricard Viñes, lo que obligó a la Guardia Urbana a cortar el tráfico. De ahí, siguieron por la avenida Balmes y la Rambla d’Aragó hasta llegar a la delegación del Govern, en la calle Lluís Companys. Para evitar un enfrentamiento con los agentes de los Mossos d’Esquadra, dos representantes entraron en la delegación para hacerle entrega de la denuncia y de sus exigencias a la delegada, Montse Bergés. “Esto no acaba aquí, no daremos un paso atrás en la defensa de nuestros derechos y de nuestra seguridad, porque ayer fue Nuria y mañana podemos ser cualquiera de nosotros”, señalaron.

El asesino cumplía condena por matar a puñaladas a una mujer en 2016

El interno que el miércoles asesinó a una cocinera de la prisión de Mas Enric y después se suicidió cumplía una condena de 11 años, que finalizaba en abril de 2027, por haber asesinado a una mujer a cuchilladas en 2016. La víctima era una prostituta con la que el hombre se había estado viendo desde hacía meses. En uno de esos encuentros, la agredió brutalmente con un cuchillo y la degolló. Después, se entregó a la Policía de Valls. La mujer asesinada el miércoles, de 48 años, era trabajadora del Centre d’Iniciativas per la Reinserció (CIRE). Mientras, los Mossos cargaron ayer para evitar que los funcionarios entraran por la fuerza en el departamento de Justicia en Barcelona. Entretanto, un centenar de personas se concentró en Mas Enric para mostrar su indignación y consternación por la muerte de la cocinera. Como en Lleida, guardaron minutos de silencio y pusieron velas y flores. También pidieron la dimisión de Ubasart, que asistió al acto. Justicia ha abierto una investigación para estudiar si modifican los protocolos de seguridad.

tracking