Català
Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

FÚTBOL

Con casco por obligación

Actualizada 07/02/2017 a las 10:47
Itzan Cabello Solís, de 8 años y portero del FIF Lleida, debe proteger su cabeza con un casco tras ser operado de un tumor cerebral || “Me preguntan por qué lo llevo... porque me lo dijo el médico”
Itzan Cabello Solís, durant un partit amb el seu equip, el prebenjamí del FIF Lleida.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Itzan Cabello Solís, durante un partido con su equipo, el prebenjamín del FIF Lleida.

José Luis Calvo
Itzan Cabello Solís, durant un partit amb el seu equip, el prebenjamí del FIF Lleida.

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Itzan Cabello Solís, durante un partido con su equipo, el prebenjamín del FIF Lleida.

Itmar Fabregat

Itzan Cabello Solís tiene 8 años. Como muchos niños de su edad, su pasión es jugar al fútbol. Pero para poder hacerlo, Itzan, portero del prebenjamín del FIF Lleida, tiene que usar obligatoriamente un casco protector en la cabeza. En diciembre de 2013 fue operado de un tumor cerebral y el neurólogo le autorizó a jugar, pero siempre que se protegiera la cabeza con un casco. El pequeño futbolista, que vive en Mollerussa, utiliza el mismo modelo que el checo Peter Cech, guardameta del Arsenal, que juega también con esta protección desde que en 2006 sufriera un hundimiento de cráneo tras ser golpeado por un rival durante un partido.

Marga Solís, madre de Itzan, explica que el tumor le fue detectado cuando el pequeño tenía 4 años mientras era tratado de una enfermedad. “Le hicieron una resonancia y encontraron el tumor. Aunque en principio nos dijeron que no era grave, empezamos a notar que torcía la boca, el ojo, tenía dolores de cabeza y se caía al suelo. Como yo no estaba tranquila lo llevamos al Vall d’Hebron, donde a la semana siguiente lo operaron”.

 


El niño se queja de que en algunos partidos escucha comentarios y bromas desagradables del público

 

Fueron meses muy duros. “Fueron diez horas de quirófano, no nos daban ninguna garantía y después de 72 horas críticas en la UVI, empezó el proceso de recuperación. Tuvo que aprender otra vez a hablar, a caminar, a comer...”, añade Marga. “Quería hablar pero no conseguía que me salieran las palabras”, explica Itzan, que muestra una madurez impropia de sus 8 años, que cumplió el sábado. “Ese día me hicieron capitán en mi equipo”, recuerda.

“Con todo esto quedó limitado para hacer cosas. No puede bucear, no puede subir a más de 1.500 metros de altitud... Pero él quería ser portero, como su hermano Axel. “Se lo dijimos al neurólogo y me dijo que sí, que podía jugar a fútbol, pero si me ponía protección en la cabeza”, explica Itzan. “Muchas veces me preguntan por qué llevo casco. Pues lo llevo por la operación que tuve que pasar y porque el médico me dijo que lo tengo que llevar. Ya me canso de oír comentarios de la gente sobre el casco. No lo llevo porque tenga frío en las orejas”, añade.

La madre se queja de comentarios y bromas desagradables en algunos partidos. “Puede que la primera vez que lo ves impacte, pero hay gente inculta que ni conoce a Cech ni sabe que si mi hermano lleva casco es por necesidad”, explica Axel.

Marga se muestra muy agradecida al FIF porque “nos han apoyado desde el primer momento. El primer día hubo compañeros que se reían. Pero el entrenador de porteros los reunió y les explicó por qué lo lleva”. Añade que “todavía tiene que pasar controles, así que aún estamos en la lucha. Nos ha tocado pelear contra esta enfermedad y es lo que hacemos. Y ganaremos la batalla”.

Los dos hermanos juegan los partidos con una camiseta con la foto de su hermano

Itzan y su hermano Axel juegan todos los partidos con una camiseta con la fotografía de su abuelo, José Solís, fallecido hace unos meses. “Puede parecer una tontería, pero nos da seguridad”, explica Axel. “Si juego al fútbol es por él, porque lo quería dejar y él me animó a continuar”, añade. Cada vez que su equipo marca un gol, levantan sus dedos y miran al cielo, en memoria de su abuelo, con el que estaban muy unidos. “Para un niño perder a un ser querido es muy duro”, añade Itzan. Los dos hermanos también juegan su particular “par t ido”. “Hacemos apuestas cada fin de semana y gana el que encaja menos goles”, explican a este diario.

Etiquetas

Uneix-te a la comunitat SEGRE!


Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre