x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

EDITORIAL
  • SEGRE

Una mina para el turismo

Actualizada 27/01/2019 a las 10:08
Jesús Moncada arranca su novela más universal, Camí de sirga, con la demolición del número 20 de la Baixada de la Ferradura. Con esta casa, metafóricamente, se derrumba todo un mundo. Una cuenca minera de cerca de 200 explotaciones repartidas entre Mequinensa (92), La Granja d’Escarp (34), Seròs (24), Almatret (14), Torrent de Cinca (12), Faió y Riba-roja d’Ebre (6 en cada municipio), Fraga (3), La Pobla de Massaluca y Nonasp (dos en cada población) y Massalcoreig (1). O, lo que es lo mismo, un laberinto de galerías que se abren paso bajo tierra sin atender a límites administrativos entre las provincias de Lleida, Tarragona, Huesca y Zaragoza. En los años ochenta empezó el declive, pero cuando parecía que el carbón era historia, las antiguas minas se han convertido en reclamo turístico. El Museo de la Mina de Mequinensa recibe más de 6.000 visitantes al año, a los que hay que sumar iniciativas en Malpàs y en la Val d’Aran. En total, 9.000 personas se interesan por este patrimonio industrial que, a la vez, forma parte de nuestra historia reciente. Queda mucho trabajo por hacer. Muchas de las antiguas minas abandonadas son un quebradero de cabeza para los ayuntamientos que asisten, impotentes, a su conversión en albergue insalubre para temporeros. Pero la apuesta por este patrimonio como atractivo turístico abre una puerta a la conservación del pasado minero de Lleida en una época en la que la Generalitat tiene sobre la mesa tres peticiones para buscar minerales (oro, tungsteno y cobalto) para usos industriales en las comarcas leridanas. Sin olvidar, tampoco, las más de cien explotaciones mineras dedicadas a abastecer al sector de la construcción.

El peor de los finales

A medida que pasaban los días, se hacía evidente que las posibilidades de hallar con vida al pequeño Julen eran remotas, pero no por ello deja de ser doloroso el fatal desenlace. Habrá que depurar responsabilidades, porque si hoy hace dos semanas que un niño de dos años se cayó por un agujero de más de 70 metros de profundidad es porque no estaba sellado.
Etiquetas
Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre