SEGRE

SALUD CAMPAÑAS

Jornadas para prevenir el suicidio en Lleida

Profesionales y entidades dan herramientas para detectar situaciones de crisis, cómo actuar y romper estigmas

La UdL ha atendido a 63 estudiantes este curso en el servicio de apoyo psicológico

Psicòlogues del SEM parlen amb estudiants ahir durant la jornada a l’edifici Polivalent de la UdL.

Psicòlogues del SEM parlen amb estudiants ahir durant la jornada a l’edifici Polivalent de la UdL. - MAGDALENA ALTISENT

Creado:

Actualizado:

Prevenir el suicidio es el objetivo principal de las jornadas #TrioLaVida, que ayer comenzarán sus actividades en el edificio Polivalente de la Universitat de Lleida, en el campus de Cappont, y que continuarán hoy. Montserrat Rué, vicerectora de Estudiantes y Ocupabilidad, explicó que estas jornadas, organizadas en colaboración con el departamento de Salud, pretenden dar herramientas al profesorado y a los estudiantes para detectar situaciones de riesgo, cómo actuar para pedir la ayuda necesaria y romper estigmas. Entre las actividades organizadas ayer hubo talleres para hablar sobre las señales de alerta y los servicios de atención disponibles, como el teléfono 061, además de una feria de entidades de salud mental. Rué explicó que en la primera parte de este curso académico el Servicio de Atención Psicológica de la UdL ya ha atendido a 63 estudiantes y que el año pasado conocieron tres casos de intentos de suicidio, uno de ellos en un aula. El servicio de atención se ha reforzado al aumentar las atenciones tras la pandemia.

Disposes d'ajuda. Telèfon Salut Respon: 061

Los especialistas remarcan que las muertes por suicidio nunca tienen un único detonante, sino que son el resultado de factores psicológicos, biológicos y sociales que tienen tratamiento.

Por su parte, Saiko Allende, del Observatori de Prevenció del Suïcidi del departamento de Salut, explicó que el objetivo de estas jornadas en las universidades catalanas es concienciar de las muertes por suicidio en población joven al detectar un aumento de los casos. Entretanto, Maite Campillo, psiquiatra del Hospital del Mar de Barcelona que impartió los talleres de formación, destacó la importancia de tener herramientas para detectar a una persona en riesgo y saber cómo dirigirlo a la ayuda necesaria. “Son conductas muy sutiles como comentarios sobre la muerte y la liberación que sería dejar de sufrir hasta un cambio de actitud a nivel académico y social”, explicó. Según Campillo, a raíz de la pandemia ha aumentado el riesgo entre los jóvenes. “Es muy importante romper con el tabú y acabar con falsos mitos como que hablar sobre ello aumenta el riesgo cuando muchas veces poder hacerlo es una manera de conseguir que busquen ayuda”, defendió. Entre las causas, afirmó que hay un alto porcentaje de casos relacionados con un problema de salud mental de base. Esta tarde habrá una mesa redonda con expertos en el Centre de cultures i cooperació transfronterera y la proyección del documental Bailar la locura.

“No es una llamada de atención, es una petición de ayuda”

Cada año se suicidan más de 100.000 personas en el mundo y en 2021 se registraron 558 muertes por suicidio en Catalunya. Por cada suicidio consumado hay entre 10 y 30 tentativas y cada muerte por suicidio marca para siempre a entre 6 y 10 personas y muchas más quedan afectadas. Son algunos de los datos que se divulgaron ayer en las jornadas para concienciar sobre la importancia de hablar. Y para ello psicólogas del SEM hablaron sobre la atención a la conducta suicida desde el 061, con una mesa de salud mental y otra de gestión emocional disponibles las 24 horas del día. “Es un mito decir que el suicidio es una llamada de atención cuando es una petición de ayuda”, defendieron las psicólogas Alexandra Aguilar y Carla Guilla. Entretanto, la entidad Obertament defendió la necesidad de dar más voz a los jóvenes mientras que el Servei de Suport al Dol de Ponent instó a visibilizar más las señales de alerta y los recursos disponibles.

Una veu contra el suïcidi

tracking