SEGRE

MEDIO AMBIENTE

El Govern prepara una moratoria para granjas en los municipios donde generan más purines

Restricción a construirlas y ampliarlas hasta desplegar nuevos sistemas para controlar su aplicación en cultivos || El nuevo decreto sobre deyecciones se presenta hoy y establecerá las poblaciones afectadas

Imagen de archivo de una cuba y una balsa de purines en las comarcas del llano de Lleida.

Imagen de archivo de una cuba y una balsa de purines en las comarcas del llano de Lleida.

Creado:

Actualizado:

La Generalitat prepara una moratoria a la construcción y ampliación de granjas en municipios con una alta concentración de explotaciones.

El nuevo decreto sobre deyecciones plantea “paralizar cualquier incremento de la cabaña ganadera en las zonas de mayor densidad” hasta implementar nuevos sistemas para controlar la aplicación de purines en cultivos, como declaraciones anuales y cubas con localización GPS para seguir sus movimientos. Así consta en documentos para la consulta pública del nuevo reglamento, cuyo texto definitivo presentarán hoy el departamento de Agricultura y el de Territorio y Sostenibilidad.

La nueva regulación establecerá en qué municipios se aplicará esta moratoria, en función de su “carga ganadera”. Se trata de un índice que mide el volumen de purines que generan las granjas en cada localidad y lo contrapone con la capacidad de los cultivos para absorber los nitratos que contienen las deyecciones.

La Generalitat no ha desvelado aún dónde fijará el límite a partir del cual dictará estas restricciones a construir y ampliar explotaciones, si bien fuentes de las organizaciones agrarias apuntaron que, en el caso de Lleida, podría limitarse a determinados municipios del Segrià, la Noguera, Les Garrigues y el Pla d’Urgell.

Podría incluir pueblos del Segrià, Les Garrigues y el Pla, aunque dependerá del baremo que fije el Govern

La Generalitat justifica la necesidad de moratoria por el hecho de que “en los últimos años no ha habido cambios significativos en la calidad de las aguas subterráneas en lo que se refiere a nitratos”, según consta en la documentación de consulta pública para el nuevo decreto.

El texto recuerda que la directiva marco del agua de la UE “obliga a recuperar la calidad de las aguas o, al menos, a un cambio de tendencia” y reconoce que las medidas adoptadas hasta ahora para frenar la contaminación de los acuíferos “no han sido suficientes”.

Ante esta situación, el Govern valora que “restringir e incluso parar el crecimiento ganadero en determinadas zonas” es “imprescindible” para cumplir con la normativa europea, aunque reconoce que “puede tener impacto sobre el desarrollo de determinadas empresas”.

Por ello, afirma que busca “minimizar el impacto” sobre el sector ganadero “pero sin renunciar a los objetivos ambientales”. Alcanzarlos, concluye el texto, es una “condición imprescindible para la sostenibilidad del sector”.

las claves

  • Acuíferos y Unión Europea. La directiva del agua de la UE obliga a preservar los acuíferos. Tras constatar que no ha habido mejoras en la contaminación por nitratos en las últimas dos décadas, la Generalitat busca evitar sanciones comunitarias.
  • Medidas provisionales. A la espera del nuevo decreto sobre purines, la Generalitat ha implantado otras medidas para frenar granjas, como exigir que proyectos en zonas vulnerables a la contaminación por nitratos tengan plan de deyecciones antes de pasar por Urbanismo.
  • Abre una planta en Juneda. La planta de purines de Vag, en Juneda, reabre hoy tras cerrar en 2014 por recortes del Estado a las renovables. Tracjusa, en la misma localidad, no puede hacerlo al haber cumplido ya los 15 años de antigüedad que el Gobierno ha fijado como límite para cobrar primas.
  • Movilización ecologista. Ipcena presenta hoy miércoles un manifiesto de plataformas “contra la masificación de granjas de porcino” y la plataforma Salvem els Plans de Conill decidirá acciones de protesta contra la planta de Ossó. 
tracking