SEGRE

Aigües Ter-Llobregat gestionará el canal Segarra-Garrigues y el territorio teme que abra la puerta a futuros trasvases a Barcelona y a su área metropolitana

Aigües Ter-Llobregat, la empresa pública de la Generalitat responsable del suministro de agua potable de Barcelona y más de cien municipios en 9 comarcas, asume a partir de mañana la gestión del canal principal del Segarra-Garrigues e infraestructuras asociadas como el pantano de L’Albagés. El Govern se la ha confiado tras recibirla del Estado.

Parte del canal principal del Segarra-Garrigues, que construyó el Estado, a su paso por Els Plans de Sió.

Creado:

Actualizado:

Aigües Ter-Llobregat (ATL), la empresa pública de la Generalitat que gestiona el abastecimiento en alta de 117 municipios de nueve comarcas del interior de Catalunya, incluida Barcelona, gestionará a partir de mañana el canal principal del Segarra-Garrigues, construido para regar unas 68.000 hectáreas y hasta ahora en manos del Estado. 

También se hará cargo de las infraestructuras asociadas a esta conducción, de 87 kilómetros de longitud entre Rialb y L’Albagés, como el pantano de Les Garrigues. El Gobierno español y la Generalitat acordaron el año pasado traspasar la explotación de la infraestuctura principal del canal a la conselleria de Acción Climática, de modo que desde mañana gestionará tanto la red principal como la secundaria, adjudicada a la unión de empresas Aigües Segarra-Garrigues. 

La titularidad de esta red secundaria es autonómica, mientras que la del canal principal y el pantano de L’Albagés seguirán en manos del Estado hasta 2054, cuando se calcula que se acabará de pagar y podría pasar a manos de la Generalitat. 

El secretario de Agenda Rural de la Generalitat, Oriol Anson, explicó que el cambio de titular de la gestión no afectará la explotación de la infraestructura hidráulica y justificó el encargo a Aigües Ter-Llobregat en su pericia y su experiencia en el servicio de aguas en alta. 

Sin embargo, algunos ediles de la Segarra han mostrado recelo, al temer que esta operación esconda a medio plazo una conexión de cuencas (del Ebro, en el caso de Lleida, con las internas) y un trasvase de agua desde el Segarra-Garrigues. Anson aseguró que esta opción está descartada: “No hay ni traslado ni trasvase de aguas. Ni está planteado ni se planteará”, afirmó. 

También descartó que la gestión bajo una misma empresa pública del Segarra-Garrigues y Aigües Ter-Llobregat derive cuencas hidráulicas que hay en Catalunya: “Cuando pedimos gestionar el río Segre (el pasado febrero) lo hicimos porque discrepamos de la gestión de la Confederación Hidrógráfica del Ebro (CHE) en la cuenca catalana del Ebro ante la extrema sequía frente a la de la Agència Catalana de l’Aigua (ACA)”, dijo Anson. 

El Ejecutivo catalán pagaba hasta ahora entre un millón y un millón y medio de euros al año a la empresa pública Acuaes (Aguas de las Cuencas de España) por la gestión del canal a través de la adjudicataria del servicio. Hasta 2026 es la empresa Sorigué la que lo tiene en encargo. Después “convocaremos un concurso abierto”, dijo Anson. 

El Segarra-Garrigues estará dirigido por David Vila, como máximo responsable de Aigües Ter-Llobregat, si bien la conselleria prevé subrogarse el local de Acuaes en Tàrrega (conveniado con el ayuntamiento) y dos empleados de la empresa estatal, incluido el hasta ahora director de Acuaes en Lleida, Josep Maria Serra.

En la edición de diario SEGRE de mañana trataremos este tema en profundidad.

Temor a que abra la puerta a un trasvase de agua a Barcelona

La gestión del canal principal del Segarra-Garrigues a manos de Aigües Ter Llobregat despierta recelo en la Segarra, que teme que esto abra la posibilidad de un trasvase para llevar agua a Barcelona y su área metropolitana. Para el presidente del consell comarcal, Ramon Augé, “en principio suena extraño, y más que no se haya puesto en manos de empresas que hasta hoy llevaban el tema del agua”. Esto, añadió, “ha llevado a pensar en el territorio que se piense en un posible trasvase a Barcelona’. 

Sin embargo, Augé comenta que este encargo de gestión “ofrece unas garantías de que esto no pasará, si bien es cierto que la nueva empresa deberá cambiar sus estatutos, ya que hasta hoy tenía limita da su actividad a Barcelona”. 

El presidente del consell espera que la nueva gestión sirva para desencallar el abastecimiento de agua potable a la Segarra, 3 años pendiente de un convenio por parte de la Generalitat. El consejero comarcal de aguas, Jordi Purtí, consideró que ‘huele mal que se adjudique la gestión a una empresa de fuera del territorio, habiendo firmas en Lleida que han hecho su mantenimiento”.

Nueva propuesta para llevar agua de la cuenca del Ebro a Barcelona

Cuatro colegios profesionales, (el de economistas y los de ingenieros de caminos, agrónomos e industriales) proponen llevar agua de la cuenca del Ebro al área metropolitana de Barcelona con una tubería de 65 kilómetros que, aseguran, podría construirse en 8 meses. Plantean conectar el Consorcio de Aguas de Tarragona con Aguas Ter-Llobregat (ATLL) con una conducción paralela a la AP-7 desde Tarragona hasta Olérdola, punto de conexión con la red de la ATLL. Esta propuesta no tiene por ahora apoyo de la Generalitat ni del Estado. Por otra parte, el pleno de la comarca de La Llitera aprobó el miércoles rechazar cualquier trasvase del Ebro a propuesta de la CHA.

tracking