SEGRE

BALAGUER

Recta final de la reforma de la pasarela peatonal sobre el río en Balaguer

Trabajos para rehacer el viaducto por su deterioro y la oxidación de varios de los elementos

La actuación estará finalizada en un mes y medio

Els operaris treballant a les canonades de desaigüe de l’estructura sobre el riu.

Los operarios trabajando en las tuberías de desagüe de la estructura sobre el río. - E. FARNELL

Creado:

Actualizado:

En:

Balaguer está ultimando las obras de reforma de la segunda pasarela peatonal de la capital sobre el río Segre, que une las avenidas Països Catalans y Francesc Macià. El coste de estos trabajos se ha incrementado un 17% sobre lo previsto inicialmente, que eran 98.000 euros, ya que se han detectado elementos muy deteriorados, como las tuberías de recogida de agua, en las que se ha detectado una gran oxidación en la parte central del viaducto, explicó el edil de Urbanismo, Guifré Ricart. Pese a que la estabilidad del puente no ha estado nunca en peligro, sí que había elementos que suponían un riesgo para los peatones porque la mayoría de los materiales estaban muy desgastados, rotos u oxidados. Esta infraestructura se construyó con materiales muy sensibles al paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas y requerían de una actuación de mejora. En el último año se había agravado la corrosión de las chapas y muchos de los cristales laterales están rotos y amenazaban con desprenderse antes de las obras. Los trabajos contemplan también repintar todo el arco central, una actuación que inicialmente no estaba planteada, el saneamiento de los desagües y el cambio de los cristales. El edil explicó que las obras finalizarán en un mes y medio, aproximadamente. Pese a ello, una vez finalizados los trabajos quedará pendiente la renovación y la sustitución del pavimento de la plataforma, que está muy desgastado y agrietado. Según Ricart, esta actuación no está planificada ni presupuestada y se ejecutaría en una siguiente fase, aún por determinar. La Paeria de Balaguer redactó un proyecto, por valor de más de 40.000 euros, al detectar la corrosión de las chapas y el desgaste de la plataforma. La pasarela peatonal tiene 100 metros de longitud, 66 de los cuales corresponden a la plataforma central que se sustenta con un arco, que en su punto medio tiene una altura de ocho metros de alto. Su construcción costó 950.000 euros y fue estrenada en 2008. La entrada en servicio se retrasó un año por un error geométrico que obligó a rehacer el arco central que sustenta la plataforma. Esta es la segunda pasarela peatonal sobre el río Segre en la capital de la Noguera, que conecta la zona del casco antiguo con el Eixample.

tracking