SEGRE

ESNOTICIA

Más de cinco mil leridanos exigen “libertad para los presos políticos”

En la movilización organizada por los Comitès de Defensa de la República en el centro de Lleida || Abucheos a la justicia española y criticas la gobierno de Rajoy

Niños pidiendo la intervención de la UE en alemán e inglés.

Niños pidiendo la intervención de la UE en alemán e inglés.ÓSCAR MIRÓN

Creado:

Actualizado:

Más de 40 Comitès en Defensa de la República de barrios de Lleida y de más de 70 poblaciones de Ponent reunieron ayer a más de 5.000 personas, según la Urbana, más de 15.000 según los asistentes, en el centro de la capital para exigir la libertad de los presos políticos: los presidentes de Òmnium Cultural i de ANC, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, y la de los ocho consellers cesados y encarcelados, Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Carles Mundó, Mereitxel Borràs y Dolors Bassa. Multitud de ‘senyeras’ y lazos amarillos sobresalían de una multitud que salió a las 5 de la plaza Ricard Viñes y que hora y media después llegó a la plaza Catalunya profiriendo gritos de ‘Llibertad’. ‘Independencia’, ‘Fora, fora, fora la Justicia espanyola’, ‘Llibertat presos polítitics’ o ‘Puigdemont, president’. Un quincena de tractores procedentes de varias poblaciones del Segrià, el Pla, la Noguera o Les Garrigues, lo que generó retenciones en las carreteras, como es el caso de la autovía A-2, abrieron la marcha con la pancarta ‘Som República.Defensem-la’. Miembros de los CDR leyeron el manifiesto al final de la marcha en el que resaltaron que ‘no hi som tots. Falten el presos’, destacaron que “hay que decir basta”, y aunque “somos gente de paz” han que conseguir que “las calles sean siempre nuestras”. Tuvieron un recuerdo para Muriel Casals e hicieron hincapié en que España es el primer país europeo que encarcela a un gobierno elegido por el pueblo legítimamente. Tuvieron un recuerdo para los bombardeos del Liceu y la lucha contra el fascismo y animaron a ‘votar para ganar, porque hablamos en las urnas. No las tenemos miedo’, concluyeron.

tracking