SEGRE

LLEIDA

El Govern prevé limitar la movilidad en la ciudad de Lleida del 60% de vehículos en 2028

Los que tengan el distintivo B no podrán acceder a las Zonas de Bajas Emisiones

Càmera de control de la ZBE instal·lada a l’avinguda del Segre de Lleida ciutat.

Cámaras de control de la ZBE instalada en la avenida del Segre de Lleida. - AMADO FORROLLA

Publicado por

Creado:

Actualizado:

En:

Los vehículos de gasolina matriculados antes de 2006 y los de diésel matriculados antes de 2015 no podrán entrar en la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Lleida y las otras ciudades catalanas con más de 50.000 habitantes, según el nuevo decreto que plantea la Generalitat. Prevé vetar los diésel en enero de 2026, y el resto a partir de 2028.

La Generalitat prevé vetar en 2028 la entrada de los vehículos de gasolina matriculados antes de 2006 y los de diésel matriculados antes de 2015 en la futura Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Lleida ciudad, así como en todas de las ciudades más grandes de 50.000 habitantes. El proyecto de decreto que impulsa establece que antes del inicio del año 2026 las restricciones se deberán ampliar a todos los diésel matriculados entre enero de 2006 y septiembre de 2015 (Euro 4 con etiqueta B), y antes de 2028 a todos los que tienen la etiqueta B: entre ellos, los de gasolina matriculados entre 2001 y 2006 (ver desglose). En Lleida ciudad hay 26.446 vehículos con este distintivo ambiental, un 29% del total de 90.975, que junto a los 29.583 que no tienen ninguno (los más contaminantes) representan el 61% del parque móvil. Así pues, seis de cada diez vehículos de la capital no podrán entrar en la ZBE a partir de 2028.

El departamento de Acción Climática declina explicar detalles de las medidas que contiene el decreto hasta no tener el texto definitivo, que prevé enviar al Govern para su aprobación en las próximas semanas. Antes deberá resolver las alegaciones que han presentado ayuntamientos como el de Sabadell, Terrassa, Mataró, Rubí o Granollers, que rechazan el plan del Govern. El alcalde de Lleida, Fèlix Larrosa, afirma que “no nos queremos posicionar” hasta analizar su alcance, valora que “dentro de un marco general, cada municipio debería tener capacidad para tomar decisiones” y recuerda que “propuse reducir el ámbito de implementación por una lógica de funcionamiento de ciudad”. La Paeria se comprometió a implantar la ZBE antes de este julio.

Cristian Bardají, director de área de movilidad del RACC, destaca que existe una preocupación emergente sobre la calidad del aire, y valora “positivamente que se mida y se evalúe”. Considera interesante el establecimiento de ZBE siempre que se implanten “con ayudas e información” y una red de transporte público adecuada, aunque valora “que no hace falta ir tan rápido” y apuesta por una regulación equivalente para todas las ciudades “para no despistar” a los conductores. Por otra parte, afirma que la concentración de óxido de nitrógeno el año pasado en Lleida fue de 18 sobre 40, cifra que marca una mala calidad del aire, apunta. También subraya que se está produciendo una “evolución natural” en la renovación del parque móvil, ya que 2023 fue el primer año con más vehículos con etiqueta Eco que con B. No obstante, cree que hay que poner incentivos fiscales para animar la compra de vehículos más sostenibles.

El Comú respalda la ZBE y pide municipalizar los buses

“Los municipios deben apostar por la movilidad en transportes colectivos o compartidos, el aire contaminado nos está perjudicando a todos porque es el mismo”. Lo defendió ayer en Lleida el diputado de En Comú Podem Fèlix Alonso, que fue crítico con “algunos alcaldes que dicen que sí a la descarbonización, pero luchan contra las ZBE”. La portavoz local del Comú, Laura Bergés, detalló que “Lleida es la segunda ciudad catalana con más episodios de contaminación” y valoró que para restringir el uso del coche “debemos dar alternativas de transporte público”. Al respecto, propuso municipalizar el servicio de buses urbanos porque “saldría más barato al ayuntamiento y habría más flexibilidad para llevar a cabo los cambios que necesita el servicio”.Asimismo, el diputado de la Chunta Aragonesista Jorge Pueyo visitó Lleida para reivindicar la “necesidad de que en los próximos presupuestos generales se incluya una frecuencia que nos han quitado del tren Lleida-Zaragoza, que se queda parado ocho horas en Binéfar y no llega a Lleida”.

Los ayuntamientos podrán cobrar peajes por entrar en las ciudades

El Consejo de Ministros aprobó el pasado martes el proyecto de ley de Movilidad Sostenible, que prevé que los ayuntamientos puedan habilitar un pago en forma de peaje urbano para aquellos conductores que quieran acceder a ciertas áreas de las ciudades, como las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE). El ministro de transportes, Oscar Puente, aclaró que se trata de una opción y no de una obligación. Asimismo, la ley que ya fue aprobada en diciembre de 2022 –pero que quedó en suspenso por la convocatoria de elecciones anticipadas– no incluye la posibilidad de imponer un sistema de pago para la circulación en autovías. “Llegamos a un acuerdo con la Unión Europea en el que se sustituye ese pago por un programa de la incorporación de las mercancías al tren” con el objetivo de aumentar la cuota de transporte de mercancías por tren del 4% actual hasta el 10% como mínimo, explicó el ministro.Por otra parte, la norma prevé la contribución financiera estatal del transporte público urbano, algo que solo ocurría en grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. Así, se pretende crear un sistema de financiación estatal homogéneo.
tracking