SEGRE

URBANISMO HOSTELERÍA

Vecinos de Ciutat Jardí recurren la licencia a un restaurante asiático

Lo ven un “despropósito” que “vulnera el ordenamiento jurídico” y piden su suspensión

La Paeria se ratifica en que el establecimiento cumple la normativa

El restaurant asiàtic ha afegit recentment rètols amb les paraules ‘cafeteria’ i ‘hotel’.

El restaurante asiático ha añadido recientemente rótulos con las palabras “cafetería” y “hotel”.

Creado:

Actualizado:

Vecinos de Ciutat Jardí que residen en el entorno del nuevo restaurante de comida asiática situado delante del hospital Arnau de Vilanova y anexo al hotel B&B han presentado un recurso de reposición ante la Paeria contra la concesión de la licencia de apertura. El escrito pide la suspensión del decreto de alcaldía que otorgó el permiso el pasado 19 de febrero y lo califica de “un auténtico despropósito” que “vulnera el ordenamiento jurídico aplicable”. 

Destaca que la comparación entre el informe técnico del pasado octubre, en el que se basó el ayuntamiento para denegar la apertura del restaurante, y el de principios de febrero, que estima las alegaciones presentadas por la firma titular del complejo, evidencia “que se ha producido un giro de 180 grados por unas alegaciones de la empresa promotora que en ningún caso justifican este cambio”. El quid de la cuestión estriba en que la Paeria estimó las alegaciones de la empresa Alimentpecuar SL, que argumentaba que el restaurante es complementario y no independiente del hotel, para lo que abrió un acceso directo entre ambos. 

Mientras, los vecinos sostienen que en ningún caso es así. Y como hicieron en su día, subrayan que el Plan General Municipal vigente y el Plan de Mejora Urbana que regula este sector de Ciutat Jardí no permiten un restaurante. A la vez, indican que el restaurante tiene todos los servicios para funcionar independientemente del hotel, a pesar de que haya un acceso entre ambos, y que este, de categoría Basic, ya tiene cafetería y está en servicio desde septiembre, lo que también prueba que no necesita el restaurante.

Por su parte, la teniente de alcalde de Urbanismo, Begoña Iglesias, afirmó ayer que han concedido el permiso porque la promotora ha corregido “las carencias” que motivaron la denegación inicial del permiso, al abrir un acceso interior, y que han prohibido que el restaurante pueda tener un servicio ‘take away’. “Las ventanas están hechas y no se pueden prohibir, pero sí el take away”, dijo. Además, dijo que el acceso viario previsto para este fin solo servirá para vehículos que dejen o recojan a clientes del hotel. En todo caso, precisó que “analizaremos bien” el recurso.

tracking