SEGRE

LLEIDA

El retraso en los juicios provoca que ladrones reincidentes eviten la prisión

Expertos apuestan por incrementar los medios y acelerar la respuesta judicial

Dos agents dels Mossos patrullant ahir a la tarda per l’Eix Comercial de Lleida, on es registren més robatoris i furts.

Dos agentes de los Mossos patrullando ayer por la tarde por el Eix Comercial de Lleida, donde se registran más robos y hurtos. - JORDI ECHEVARRIA

Creado:

Actualizado:

En:

La reforma del Código Penal que endureció las penas a los reincidentes por hurtos, que entró en vigor en 2022, ha tenido poca incidencia en Lleida. El retraso en los juicios provoca que sigan evitando la prisión. Jueces dicen que faltan medios y abogados creen que los delincuentes no se han visto disuadidos y apuestan por acelerar la respuesta judicial.

“Entran detenidos por una puerta y salen libres por la otra e incluso ese mismo día pueden volver a robar porque se sienten impunes”. Esta es la reflexión que hacen policías, abogados, juristas y comerciantes que han sido víctimas de los ladrones, muchos de ellos multirreincidentes. La lentitud de la maquinaria judicial les beneficia, ya que la dilación de las vistas evita que se les aplique la pena por reincidencia y que, por tanto, entren en prisión. En agosto de 2022 entró en vigor la reforma del Código Penal para luchar contra los reincidentes por hurtos, con penas de prisión de seis a 18 meses si el acusado ha sido condenado al menos en tres ocasiones. Anteriormente, estos casos se saldaban con pena de multa. La sensación entre los expertos es que, por ahora, esta reforma ha tenido poca incidencia. De hecho, la mayoría de estos reincidentes siguen delinquiendo porque no han sido condenados o bien solo una o dos veces. Cabe recordar que los Mossos tienen controlados actualmente a nueve ladrones en la ciudad de Lleida que acumulan 247 antecedentes, muchos de ellos registrados en comercios del Eix. Son datos que publicó hace apenas un mes este periódico, por lo que la cifra todavía podría ser mayor.

El juez decano de Lleida, Eduardo Enrech, asegura que “el problema es la falta de medios. Los jueces estamos asumiendo el 250% de lo que está fijado”. Enrech también explica que “los juicios rápidos tras una detención exigen conformidad, si no la hay, se debe hacer un señalamiento. Los jueces de lo Penal hacen juicios rápidos semanalmente pero hay un problema de agenda”. Esto supone que si un ladrón no da su conformidad, la vista no se celebrará hasta dentro de unos meses o más de un año, ya que ahora se están fijando juicios para 2025. Así, los juicios rápidos se producen por conformidades por otro tipo de delitos, como pueden ser los viales.Daniel Ibars, abogado y doctor en Derecho, afirma que “la reforma intentó dar una respuesta más ajustada a la gravedad de la conducta de multirreincidencia, pero lo cierto es que parece que el balance de criminalidad en ese ámbito no ha disminuido, el delincuente no se ha visto disuadido”. Añade que “debería valorarse la posibilidad de reformar la ley para que permita acelerar la respuesta judicial acompañada de mayores recursos y ello sin minorar ni un ápice los derechos de los investigados”. Por su parte, el abogado Xavier Prats comenta que “la reforma ha sido de cara la galería. Las víctimas sienten que los ladrones quedan impunes porque es de difícil aplicación”. Por su parte, sindicatos de Mossos d’Esquadra aseguraron que “los delincuentes tienen muchas garantías y salen beneficiados de ello”.

De l’Horta a pueblos del Segrià por la presión policial

L’Horta de Lleida es uno de los puntos donde los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana han incrementado la vigilancia por el aumento de robos, que han generado inseguridad entre los vecinos. Está presión policial ha tenido consecuencias positivas en esta zona pero negativas en otros puntos de la comarca, donde se ha detectado un aumento de robos. Así lo explicó, el martes el sargento Xavier González, jefe del Grupo de Proximidad de los Mossos en el Segrià, durante la charla informativa sobre seguridad en l’Horta que la Paeria convocó en Serra Llarga con los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana (ver SEGRE de ayer). “Este último fin de semana llevamos a cabo un dispositivo conjunto. Conseguimos tener un fin de semana con cero robos, pero cuando hay presión notamos que este tipo de gente se va del territorio. Ahora tenemos un problema en el Segrià. La presión que hacemos en la capital ha supuesto un crecimiento de la delincuencia en los pueblos de un 47% en el último año. Es muchísimo, exagerado, y sucede más en la parte norte”. El sargento añadió que “nos encontramos con que delincuentes habituales de Lleida ciudad están viviendo en pueblos del norte. Los vamos focalizando y controlando”. A la reunión asistieron un centenar de personas.

tracking