SEGRE

LLEIDA

Lleida registra una multa por exceso de velocidad cada tres minutos y medio

Trànsit tramitó el año pasado un total de 147.913 expedientes por esta infracción

El cotxe fúnebre de la campanya de Trànsit va recórrer els carrers de Lleida ciutat i altres de lleidatanes el 12 de març passat.

El coche fúnebre de la campaña de Trànsit recorrió las calles de Lleida ciudad y de otras ciudades leridanas el pasado 12 de marzo. - JORDI ECHEVARRIA

Creado:

Actualizado:

En:

El año pasado hubo un conductor multado por velocidad excesiva cada tres minutos y medio en Lleida hasta un total de 147.913 expedientes en 2023 por esta infracción. Según el Servei Català de Trànsit, continúan aumentando las sanciones por no llevar la ITV, mientras que se impusieron otras 1.625 por usar el teléfono móvil al volante.

Conducir sin respetar los límites de velocidad representa el 80% del total de las infracciones que acaban en una sanción administrativa. Según los datos proporcionados a este diario por el Servei Català de Trànsit, en las comarcas leridanas se instruye una multa por velocidad excesiva cada tres minutos y medio. O, lo que es lo mismo, 17 cada hora. En total, el año pasado se abrieron 147.913 expedientes sancionadores por este tipo de sanción en la demarcación de Lleida. Una cifra, sin embargo, que si se compara con la de un año antes, ha experimentado un descenso del 8,2%.

Desde Trànsit recuerdan que el incremento de la velocidad aumenta la violencia de los impactos en los siniestros viales. Por ejemplo, una colisión a 50 kilómetros por hora equivaldría a una caída desde 10 metros de altura, mientras que tener un accidente a 160 kilómetros por hora multiplica por diez la fuerza del choque y, por tanto, sus consecuencias. Asimismo, señalan que la distancia de seguridad que se debe mantener con el coche de delante para parar a tiempo ante cualquier emergencia depende, fundamentalmente, de la velocidad. Así, Trànsit señala que en condiciones normales, a 120 kilómetros por hora se recorre una distancia equivalente a un campo de fútbol antes de frenar el coche.

El exceso de velocidad aumenta la violencia del impacto y reduce el frenado, alerta Trànsit Los conductores ebrios o drogados que acaban ante el juez suben un 70% en los últimos siete años

La segunda infracción con más sanciones es incumplir la obligación de identificar al conductor, con 10.556 multas en 2023 en Lleida, mientras que la tercera es no cumplir con las obligaciones de matriculación y condiciones técnicas, es decir, la ITV. En este caso, Trànsit inició 7.845 expedientes sancionadores, lo que supone un aumento 286 multas más que en 2022. Cabe recordar que en los dos últimos años se ha registrado un incremento considerable de los conductores que circulan por las carreteras catalanas sin tener al día la ITV. En el caso de Lleida, es la demarcación catalana con un mayor incremento en la última década. Asimismo, durante el año pasado se sancionaron 2.905 infracciones en la documentación del conductor (un 11% más) y otras 2.213 por no disponer del seguro obligatorio. Mientras, cada día se detectan a cerca de seis personas por no llevar el cinturón, el casco y otros elementos de seguridad, con 2.178 multas en 2023. Según el Servei Català de Trànsit, se impusieron 1.625 sanciones por utilizar el móvil y otros sistemas de comunicación al volante y 312 por otras distracciones.

Aumentan un 11% las sanciones por alcohol y drogas

Más de siete sanciones al día a conductores en las carreteras leridanas por consumo de alcohol o drogas. Es el balance del año pasado según los datos de Trànsit. En total, se tramitaron 2.690 expedientes sancionadores por conducir tras consumir bebidas alcohólicas o sustancias estupefacientes. Una conducta que, pese a las diferentes campañas de concienciación para evitarla, no deja de aumentar. De hecho, como ya publicó este diario, si se comparan con otras sanciones tramitadas el año pasado, estas aumentaron más de un 11% respecto a las de 2022. Asimismo, los conductores ebrios o drogados suben respecto a otras conductas peligrosas como el exceso de velocidad, las distracciones, como el uso del móvil, o no llevar el cinturón o el casco. Para revertir el aumento del consumo de alcohol y drogas en la conducción, Trànsit puso en marcha hace quince días una campaña de prevención en la que dos coches fúnebres recorrían diferentes comarcas con el lema “Dalt del cotxe 0,0”. Más de un 30% de los accidentes son provocados por un conductor que ha bebido o consumido drogas o psicofármacos. Asimismo, los conductores imputados por los Mossos d’Esquadra en las carreteras leridanas por consumo de alcohol o drogas se han disparado un 70% en los últimos siete años.

tracking