SEGRE

ECONOMÍA CONSTRUCCIÓN

Proyecto en la Segarra para recuperar el yeso como material para la construcción

La Universitat Politècnica de Catalunya y el Centre d’Estudis del Guix construirán un horno para fabricarlo || Destacan su valor en el respeto al medio ambiente y aseguran que la normativa lo favorecerá

El último horno de yeso estaba en Ivorra y cerró en 1969. La cantera es explotada por una cementera.

El último horno de yeso estaba en Ivorra y cerró en 1969. La cantera es explotada por una cementera.X.S.

Publicado por

Creado:

Actualizado:

El Centre d’Estudis del Guix junto con la Universitat Politècnica de Catalunya organizarán en septiembre unas jornadas en Sant Pere dels Arquells, en Ribera d’Ondara, para mostrar a profesionales del sector las claves de la elaboración de yeso y sus aplicaciones. Para llevar a cabo la experiencia se construirá un horno para fabricar yeso en colaboración con la planta de cemento natural Tigre de Ribera d’Ondara. La intención es recuperar este material como elemento primario para la construcción. Desde hace décadas, los cementos de elaboración industrial, el hormigón y el portland han desplazado al yeso como elemento constructivo. Su uso ha quedado relegado a la decoración y los acabados interiores, para los que se usa un tipo de yeso refinado que no sirve para exteriores. Según el arquitecto, arqueólogo y miembro de la sociedad Centre d’Estudis del Guix, Manel Julià, su extracción es posible y viable. Sin embargo, en la actualidad no hay ninguna fábrica en Catalunya y el material debe importarse de fábricas como la de Albarracín. Un ejemplo de este sistema constructivo está en la recientemente restaurada torre medieval de Ivorra, donde el arquitecto Antoni Martí ya optó por el revestimiento de la fachada original en yeso. La falta de costumbre de ver este tipo de acabados provocó críticas entre los primeros visitantes.

El último horno de yeso de la Segarra estaba ubicado precisamente en Ivorra y cerró sus puertas en 1969, si bien la cantera sigue siendo explotada por la cementera Lafac de Castellfollit de Riubregós. La Vall del Llobregós está ubicada en un espacio de interés natural (PEIN) precisamente para preservar el habitat único de sus yeseras o guixeres. Junto a esta zona, concretamente en Biosca, la empresa Knauf de Guixers (en el Solsonès), está tramitando una licencia de explotación de yeso para interiores.

La empresa Knauf, con una yesera en Guixers, tramita un permiso para explotar una cantera en Biosca

Según Manel Julià, la propuesta del nuevo horno tendrá una buena salida económica para el territorio de Lleida si se logra un nivel de demanda para iniciar la producción. En este sentido, considera que favorecerán su producción las normativas que en poco tiempo obligarán al uso de materiales más ecológicos y más sostenibles.

Hace dos semanas Manel Julià, participó en un itinerario por la Segarra con un grupo de geólogos capitaneado por Josep Maria Mata y con aficionados a la geología en el que se debatió entre otros sobre la riqueza de yeso que tiene el territorio.

Para Manel Julià, no solo se trata de un material constructivo ancestral y propio del territorio sino que además es más respetuoso a nivel medioambiental, por su mayor transpiración conserva mejor la piedra, es menos nocivo que el portland y tiene mejores características para aislar desde el punto de vista térmico por el hecho de ser mal conductor del calor.

Para Julià, su uso es viable hoy en la construcción de pilares, muros, revestimentos exteriores, techos y pavimentos. Además, defiende que su utilización será cada vez más recomendada por la normativa comunitaria para fomentar materiales sostenibles ambientalmente.

Un material habitual en la depresión central de Catalunya El auge de materiales de elaboración industrial como el cemento desplazó al yeso hace años y provocó la desaparición de los hornos que lo fabricaran para la construcción, que habían estado presentes en la práctica totalidad de poblaciones de la depresión central de Catalunya.

tracking