SEGRE

EDUCACIÓN ANÁLISIS

El mapa de la segregación escolar

La distribución de alumnos extranjeros en los centros de Lleida es más equitativa que hace 5 años, según la Sindicatura de Greuges, pero la capital es aún uno de los municipios catalanes con más desigualdad

Mejora también en Tàrrega, Balaguer, Mollerussa, Cervera, Guissona y La Seu

La consellera Anna Simó, en una visita a un centre educatiu de la ciutat de Lleida.

La consellera Anna Simó, en una visita a un centro educativo de la ciudad de Lleida. - GERARD HOYAS

Creado:

Actualizado:

Los centros educativos han reducido un 20% la segregación escolar en el conjunto de Catalunya, cinco años después de la firma del Pacto contra la Segregación, según datos de la Sindicatura de Greuges. 

En Lleida la situación también ha mejorado, pero la capital sigue siendo uno de los municipios catalanes con más. Se entiende por segregación la concentración de alumnado vulnerable en determinados centros, ya sea por origen extranjero o por necesidades especiales, y se mide con el índice de disimilitud, que indica la proporción de esos alumnos que deberían cambiar de escuela para un reparto equitativo. 

En el caso de los extranjeros, en Primaria en la ciudad de Lleida en el curso 2022-2023 el índice fue del 0,38, lo que significa que se debería redistribuir el 38% de este alumnado para un reparto igualitario, cuando el anterior fue del 0,43 y en el 2018-2019, del 0,49. De hecho, disminuye de forma general en la mayoría de municipios analizados, en algunos casos de manera ostensible (ver cuadro). 

El índice baja en Tàrrega, Balaguer, Bellpuig, Cervera, Guissona, Mollerussa, La Seu d’Urgell y Solsona. En Tremp se mantiene y en Les Borges aumenta.

En la ESO, el índice ha caído en Lleida ciudad del 0,28 al 0,22 en cinco años, mientras que en Balaguer se ha incrementado del 0,04 al 0,06, pero comparando con el último curso ha descendido porque se había llegado al 0,15. También baja en Les Borges, Guissona y Mollerussa. 

En Cervera subió de 0 a 0,11 y ahora ha bajado a 0,09, y en La Seu también aumenta dos puntos en un curso, pero disminuye del 0,16 al 0,12 respecto a cinco años atrás. En Tremp y Tàrrega las segregación aumenta.

En el curso actual, en I-3, el nivel de segregación de alumnos extranjeros en la capital es del 0,31, el más alto de los municipios analizados). Le siguen Guissona, con 0,23, y el tercer lugar lo ocupan Les Borges Blanques y Bellpuig, con 0,20. En primero de ESO, el primer puesto de segregación lo ocupa Tremp con 0,36 y el segundo es para Lleida y La Seu (0,21).

Las familias dicen que “las escuelas deberían ser equivalentes entre ellas”

Lidón Gasull, directora de las Asociaciones Federadas de Familias de Alumnos de Catalunya, considera que el principal problema es la segregación entre centros de una misma zona educativa, donde hay unos con alumnos “de todas las nacionalidades y otros donde casi solo hay autóctonos”. “Es muy importante la distribución equilibrada. Así, a nadie le importaría ir a uno u otro porque en los dos habría todo tipo de alumnos, las familias no tendrían miedo a mezclarse”, argumenta. No obstante, también reconoce que familias de determinados orígenes tienden a agruparse porque así se sienten más seguras. “Las escuelas deberían ser equivalentes entre ellas”, incide, y apuesta por reforzar el sistema público en lugar de favorecer a la concertada. La Fundación Jaume Bofill reclama a Educación que aplique con urgencia una política de “cero asignaciones de matrícula viva a centros segregados” y establecer una proporción máxima de alumnado socialmente vulnerable por centro en todos los municipios y niveles el próximo curso. Por su parte, el delegado Educación en Lleida, Claudi Vidal, afirma que “trabajamos activamente en el marco del pacto local contra la segregación con la complicidad de todos los agentes y centros implicados”. “Compartimos un firme compromiso por la cohesión social y la igualdad de oportunidades, lo que pasa por una redistribución más equilibrada del alumnado. Una sociedad con menos desigualdad genera más bienestar y prosperidad para todos”, defiende.

Empeora el reparto de los estudiantes con necesidades

La segregación de alumnos con necesidades específicas en Primaria en la ciudad de Lleida se ha incrementado en cinco años de un índice de 0,34 en el curso 2018-2019 al 0,46 del 2022-2023, es decir, que se deberían cambar de centro el 46% de estos escolares para repartirlos de un modo más justo. 

Según el informe de la Sindicatura, el índice ha empeorado también en Alcarràs, Balaguer, Bellpuig, Les Borges, Cervera, Guissona, Mollerussa y Solsona. En cambio, mejora en La Seu, Tàrrega y Tremp. En la ESO, en la capital la segregación de este tipo de alumnos se incrementa ligeramente (del 0,22 al 0,24) y sube mucho más en Guissona, La Seu y Tremp. 

De hecho, las solicitudes de estudiantes con necesidades van en aumento y en el proceso de admisión en I-3 en el curso actual en Cervera, Balaguer y Lleida registraron porcentajes muy elevados, en concreto del 52,4%, 43,6% y 35,3%, respectivamente. En Agramunt es del 32,7%, del 30,8% en Bellpuig% y del 30% en Solsona. En primero de ESO, el municipios con más solicitudes de alumnos con necesidades es también Cervera, con un 39,3%. Le siguen Balaguer (38,1%), Lleida (36,4%), Alcarràs (33,1%) y Tàrrega (30%).

tracking