SEGRE

ENERGÍA RENOVABLES

La planta de biogás que impulsan ganaderos de Alcarràs recibe luz verde de la Generalitat

Logra el visto bueno ambiental y de Urbanismo y espera una prórroga para no perder ayudas de la UE

Los terrenos deberán acoger también instalaciones para obtener nuevas materias primas de residuos

Els terrenys pròxims a la planta de compostatge on es preveu construir la planta de biogàs.

Los terrenos próximos a la planta de compostaje donde está previso construir la planta de biogás. - AMADO FORROLLA

Creado:

Actualizado:

La gran planta para obtener gas renovable de purines y estiércol que impulsan unos 150 ganaderos de Alcarràs ha obtenido ya el visto bueno de la Generalitat. La ponencia ambiental del Govern ha aprobado el proyecto del futuro complejo, mientras que la comisión de Urbanismo ha dado luz verde al polígono que deberá acogerla, en terrenos donde este colectivo tiene una planta de compostaje. Aunque la tramitación ha ido a un ritmo bastante más rápido de lo habitual, no se cumplirán los plazos previstos. Los promotores esperaban inicialmente ponerla en marcha este mismo otoño, pero las obras todavía no han comenzado. Ahora esperan una prórroga para evitar perder 400.000 euros de una subvención de la UE ya concedida.

Los ganaderos que impulsan esta planta, agrupados en la firma Alcarràs Bioproductors, confían en que su petición de prórroga recibirá una respuesta favorable en los próximos días. Al margen de esta ayuda, los promotores aportan la mayor parte de los 2,5 millones de inversión que requerirá construir el complejo. Su primer objetivo será obtener biogás de las deyecciones y usarlo como combustible para generar electricidad. En una segunda etapa, está previsto depurar el biogás para obtener biometano, cuyo poder calorífico equivale al del gas fósil. Se emplea para impulsar vehículos adaptados a este combustible, y también para inyectarlo en la red de distribución gasística (ver desglose).Una vez obtenido el gas renovable, la fracción sólida de las deyecciones se tratará en la planta de compostaje para usarla como abono. Parte de la fracción líquida concentrará sulfato amónico para venderlo como fertilizante, y el resto se usará como agua de riego. Los ganaderos esperan que la planta reduzca los costes de sus grtanjas: transportar en cubas los purines de una granja de mil madres y usarlo como fertilizante en fincas puede costar unos 20.000 euros al año.

Lo que empezó como una planta de compostaje para tratar excedentes de deyecciones en las granjas de Alcarràs y su entorno se ha convertido en un proyecto de mayor magnitud, bajo el nombre de Biohub Km0. Aparte de la planta futura planta de biogás, incluye un polígono en la misma zona de Vallmanya para producir nuevas materias primas a partir de residuos orgánicos, así como una planta que impulsa la Generalitat para probar a escala precomercial nuevos bioproductos. El presidente de Alcarràs Bioproductors, Jordi Jové, se mostró “muy satisfecho y orgulloso” del trabajo hasta ahora. Asimismo, hizo un llamamiento a empresas dedicadas al desarrollo de biomateriales a instalarse en el nuevo polígono.

tracking