SEGRE

El INCAVI implementa en Verdú un sistema de riego en viña para ahorrar un 30% de agua y mantener la producción y calidad

Utiliza sensores meteorológicos y de humedad del suelo para precisar cuando es necesario regar las plantas

Xoán Elorduy y una técnica del INCAVI observan una de las viñas que se han regado utilizando su sistema.Ignasi Gómez / ACN

Publicado por
ACN

Creado:

Actualizado:

El Institut Català de la Vinya i el Vi (INCAVI), junto con la Oficina del Regant del Departament d'Acció Climàtica, ha implementado en unas fincas de viña en el término municipal de Verdú, en el Urgell, un sistema de riego que ha permitido reducir entre un 30% y 40% el agua que utilizaría normalmente un viticultor para regar las plantas. Además, los niveles de producción y de calidad del vino se han mantenido dentro de los criterios de la DO Costers del Segre, ha afirmado Xoán Elorduy, responsable del Servei de Viticultura i Enologia del INCAVI. La estrategia de riego, que se ha desarrollado en los últimos seis años y ya la conocen más de 150 viticultores del territorio, se articula con sensores meteorológicos y de humedad del suelo para precisar cuándo es necesario regar.

El proyecto quiere ser en lo referente a la hora de gestionar un riego de apoyo de la viña que permita garantizar la viabilidad del sector a pesar de la sequía. El sistema, que funciona por riego de goteo, se empezó a desarrollar en el 2018 en unas fincas de viña de la DO Costers del Segre en la Vall del Corb, en el término municipal de Verdú. El estudio del INCAVI ha determinado que la metodología de riego implementada permite ahorrar "entre un 30 y un 40% de agua, las viñas dan una cantidad suficiente de uva y los vinos son de una calidad perfectamente asumible por la DO Costers del Segre", ha explicado Elorduy.

Esta optimización del riego se articula a través de una red de sensores meteorológicos y de humedad del suelo que permiten precisar la dosis y el momento para regar las plantas. Así, el volumen medio de riego aplicado en los últimos seis años en la viña de referencia ha sido de 1180 m³, con un máximo de 1370 m³ y un mínimo de 930 m³, en función de las condiciones de cada año. Estos volúmenes se consideran como riego de apoyo, que sirve para compensar las necesidades hídricas que tiene un cultivo y que no se están satisfaciendo por el agua de lluvia con el fin de sobrevivir y dar una producción rentable y de calidad.

"A diferencia de un viticultor que suele regar una vez al día, nosotros hemos aplicado menos volumen de agua gracias a los sensores que nos permiten conocer la humedad del suelo", ha indicado Elorduy.

A través de los datos obtenidos, el INCAVI ha recomendado la dosis y momento de riego a los viticultores de la Vall del Corb para que puedan conocer esta información y aplicarla si lo consideran necesario en la gestión de su riego. En concreto, el sistema ya se ha dado a conocer además de 150 viticultores de la zona.

De hecho, el Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, a través de la Oficina del Regant, ha organizado este martes una jornada de campo dónde se ha aplicado la estrategia de riego del INCAVI para compartir la experiencia, analizar y valorar los resultados alcanzados con los viticultores.

Uno de los viticultores de la zona, Flavià Serret, ha valorado positivamente las recomendaciones de riego facilitadas por el INCAVI. "Son interesantes. Disponer del estudio climático que hacen ellos es importante para que nosotros podamos dosificar el agua para regar", ha dicho.

tracking