SEGRE

TRIBUNALES INVESTIGACIÓN

La Audiencia rechaza el archivo definitivo del crimen de Cappont, ocurrido hace diez años

“Estamos convencidos de quien lo hizo, pero el problema es la forma de demostrarlo”, asegura la familia

Conchi y Fernando, ayer, con una foto de su hijo, Isaac Martínez.

Conchi y Fernando, ayer, con una foto de su hijo, Isaac Martínez.

Publicado por

Creado:

Actualizado:

Diez años se cumplen el próximo miércoles de uno de los crímenes que más ha conmocionado a la sociedad leridana, el de Cappont, en el que murió a tiros Isaac Martínez cuando salía de su aparcamiento en la calle Riu Ter. Una década después, nadie ha pagado por aquello y las novedades en la investigación son cada vez más escasas. La única en lo que llevamos de año es que la Audiencia de Lleida ha vuelto a rechazar, por tercera vez, el archivo definitivo de la causa que había pedido de nuevo el hasta ahora único detenido por los hechos, que luego fue exculpado. De esta forma el tribunal mantiene el archivo provisional que deja la puerta abierta a que pueda ser juzgado si aparecen nuevas pruebas. “Existen indicios que hay que acabar de resolver”, apunta Pau Simarro, abogado de la familia de Isaac. “Ya han pasado 10 años y con otros 15 más habrá prescrito, pero no perdemos la esperanza”, asegura en declaraciones a este diario Fernando, el padre de Isaac. Y es que a lo que se agarra la familia es a que la ciencia y la tecnología, en constante avance, acaben por permitir relacionar la pólvora de la escena del crimen con posibles restos en la ropa de algún sospechoso.

Eso, o que aparezcan nuevas pruebas. “Mantengo la oferta de 20.000 euros de recompensa a quien delate al asesino o aporte alguna prueba o información útil para la investigación”, afirma Fernando. De hecho, el pasado año un vecino de Tremp contactó telefónicamente con la familia asegurando saber quien es el asesino (una persona diferente al arrestado y luego exculpado). Sin embargo, y tras investigar, los Mossos determinaron que se trataba de una falsa pista. “Estamos convencidos de quien lo hizo, pero el problema está en la manera de demostrarlo”, explica Fernando. Él y su mujer, Conchi, la madre de Isaac, aseguran que a pesar del paso del tiempo, el dolor no desaparece. “Han pasado diez años, pero estamos peor que nunca. Siempre esperando a que aparezca algo que permita reabrir el caso. Que te maten a un hijo es duro, pero lo peor es no poder cerrar la herida tanto tiempo después y encima estando convencidos de quien es el asesino”, aseguran. Y no solo les invade la tristeza, también la rabia por la forma en la que perdió la vida su hijo. “Fue a sangre fría, sin que pudiera defenderse porque además ya llevaba el cinturón del coche puesto y no podía moverse”, recuerda Fernando. Pero a pesar de todo, mantienen la esperanza.

tracking