SEGRE

Creado:

Actualizado:

Las catástrofes, ya sea en forma de guerras, erupciones volcánicas, terremotos, inundaciones y, en este caso, devastadores incendios, es lo que tienen. En cuanto se producen, se tocan a zafarrancho de combate en todas las televisiones para lanzarse, sin mesura, a informar a todas horas y desde todos los rincones posibles, y si es in situ, mejor. A los pocos días ya nadie se acuerda de ellas porque han venido otras a sustituirlas, pero el subidón de adrenalina, el periodismo por encima de todo, y hay que decirlo, con mucho morbo, ya no nos lo quita nadie. A raíz del luctuoso incendio en Valencia, hubo movilización general. El mismo jueves, por ejemplo, García Ferreras se plantó en Valencia, donde, por cierto, fue abucheado porque los vecinos le recordaron que en su día fue abanderado de la lucha contra Mestalla por los insultos racistas a Vinícius. No tenía nada que ver una cosa con la otra, pero ahí estuvo. Sonsoles Ónega dirigió el programa a pie de incendio y Ana Rosa, pese a tener fiesta, estuvo en el plató. ¡Ah, y ahora todos los tertulianos son expertos en el tema y sus derivadas!

tracking