SEGRE

Catalunya registra un invierno con una temperatura cálida "excepcional", según el Meteocat

Este febrero ha sido el más cálido en más de un 20% de las estaciones evaluadas

Imagen del termómetro de una farmacia de Lleida indicando una temperatura de 33 grados poco antes de la medianoche del  sábado.

Imagen de archivo de una farmacia de Lleida marcando 33 grados una noche del verano de 2023..SEGRE

Publicado por
europa press

Creado:

Actualizado:

El invierno de 2023-2024 en Catalunya está teniendo una temperatura cálida "excepcional" y es uno de los más cálidos desde que se tienen registros, con temperaturas medias de 12,2 grados en el área de Barcelona, ha informado el Servei Meteorològic de Catalunya (Meteocat) en un comunicado este lunes.

El valor de temperatura media de este invierno ha sido excepcional en las dos series más largas de Catalunya: en el Observatori de l'Ebre (Tarragona), con registros desde el invierno de 1905-1906, ha sido de 13 grados; y en el Observatori Fabra de Barcelona, con datos desde el invierno de 1913-1914, ha sido de 12,2 grados.

Ha sido el invierno "más cálido" en las series registradas desde 1950 en Figueres-Cabanes, en Igualada-Òdena y en Caldes de Montbui, Granollers y Turó de l'Home - Puig Sesolles.

Se han producido incrementos de temperatura de hasta 3 grados respecto a la media del periodo 1991-2020 en áreas de montaña y de hasta dos grados centígrados en "más de la mitad del territorio", con temperaturas similares al invierno de 2019-2020.

Los tres meses de invierno --diciembre de 2023 y enero y febrero de 2024-- han tenido temperaturas por encima de los valores medios y se han alcanzado "récords de temperatura elevada para la época del año durante algunos episodios".

Meses

Ha habido predominio de altas presiones a partir del 14 de diciembre, lo que provocó una inversión térmica --temperatura más baja en los valles que en alta montaña y niebla persistente--, y a partir del 22 la temperatura máxima "superó los 20 grados en buena parte del litoral y prelitoral" y en algunos puntos de Lleida.

Los primeros 20 días de enero estuvieron marcados por una ondulación de la corriente en jet --viento del oeste en niveles medios de la troposfera--, el intercambio de masas de aire de diferentes latitudes y la temperatura "poco por encima o por debajo de la normal para la época", pero a partir del 20 de enero se generó otra situación de inversión térmica.

Febrero ha sido el más cálido registrado en más de un 20% de las estaciones de la Xarxa d'Estacions Meteorològiques Automàtiques (Xema) en el Empordà  y puntos del prelitoral, litoral central y valles del Pirineo y Prepirineo, y del 22 de enero al 23 de febrero se ha producido "la racha de anomalía cálida más larga de la serie", iniciada en 1997.

Precipitaciones

Las lluvias han sido escasas en la mayoría de Catalunya, con un déficit "particularmente grave" en áreas del noreste y prelitoral central, donde no se ha llegado al 30% de las lluvias que se producen en esta zona de media.

Algunas zonas como el Segrià, el extremo occidental de la Noguera y "muy puntualmente" el Pirineo occidental sí que han tenido un invierno considerado como lluvioso.

tracking