SEGRE

AGRICULTURA

El campo se defiende

El sector agrario insiste en que cumple con las condiciones laborales y salariales con los temporeros y sitúan las protestas en La Granja d’Escarp y Seròs en casos puntuales || Aitona pone a disposición del municipio dos agentes cívicos a jornada completa y toda la semana para mayor seguridad

La alcaldesa de Aitona, Roja Pujol, en el centro a la izquierda, charla con los dos agentes cívicos que “patrullan” la localidad.

La alcaldesa de Aitona, Roja Pujol, en el centro a la izquierda, charla con los dos agentes cívicos que “patrullan” la localidad.AJUNTAMENT D’AITONA

Creado:

Actualizado:

La situación de los temporeros está protagonizando este año la campaña de la fruta. Mientras los sindicatos de trabajores denuncian las condiciones de vida de algunos en el Baix Segre, ayuntamientos y agricultores defienden su buen hacer y descartan “criminalizar” al sector por casos puntuales.

La mecha se encendió a principios de mes con las movilizaciones de temporeros en La Granja d’Escarp y Seròs. “Son casos aislados que para nada reflejan la realidad que vive el sector de la fruta”, reivindican las diferentes asociaciones agrarias, que recuerdan que la campaña genera más de 24.000 puestos de trabajo en las comarcas de Ponent, y que la inmensa mayoría de payeses cumplen con las condiciones estipuladas en el convenio del campo.

El sector considera que se ha criminalizado a todos los agricultores y anima a denunciar irregularidades

El alojamiento es el quid de la cuestión. Al respecto, Ramon Comes, de Unió de Pagesos, recuerda que el agricultor solo está obligado a proporcionar alojamiento cuando contrata a temporeros de origen a partir de 75 kilómetros de distancia.

Un alojamiento por el que el payés puede restar un 10% del salario final del temporero. Algunos agricultores afirman que este descuento no llegan a hacerlo y que la inmensa mayoría del sector proporciona un alojamiento digno, que incluso pasa inspecciones para asegurar que cumple con las condiciones necesarias, pagando por encima de lo estipulado.

Los agricultores señalan que la mayoría de los temporeros que vienen a la campaña tienen alojamiento aquí, ya sea alquilando un habitación o en una casa, y también hay municipios que cuentan con un albergue, sobre todo en el Baix Segre, así como el de Lleida ciudad, actualmente colapsado.

Al respecto, la alcaldesa de Aitona, Rosa Pujol, considera que los consistorios no deben hacerse cargo del alojamiento porque ya lo cubren los agricultores, aunque sí llevan a cabo medidas para aumentar la seguridad y el civismo en la población.

Datos

  • 24.000 puestos de trabajo. Durante la campaña de la fruta en las comarcas de Ponent, de los que menos de 400 son en origen.
  • 6,18 euros por hora. Precio que estipula el convenio del campo. Si se da alojamiento se puede deducir un 10 por ciento.
  • 200 temporeros. Son los que protestaron a principios de junio por su situación en La Granja d’Escarp y Seròs.
  • 4 denuncias. Las ha presentado la última semana UGT contra empresas y pageses del Segrià y el Baix Segre.

En primera persona Rosa Pujol, alcaldesa de Aitona: «La inmensa mayoría paga lo que debe y más» En Aitona, el consistorio ha puesto a dos agentes cívicos a jornada completa toda la semana, ya que la localidad multiplica su población en verano. ¿Hay un problema con los temporeros? La inmensa mayoría de los agricultores se hacen cargo de ofrecer alojamiento a los temporeros y en Aitona, por ejemplo, convivimos sin ningún problema desde hace muchos años. ¿Se ha criminalizado al sector por casos puntuales? Desgraciadamente, sí. Y no podemos generalizar unas protestas que, además, no representan la realidad de un sector comprometido y donde el 98% de los agricultores paga lo que debe y más. ¿Qué pueden hacer los ayuntamientos por ayudar? En el caso de Aitona, dos agentes civícos recorrerán el municipio todos los días por prevención y se ha incrementado la presencia policial un 14%. Pero la situación actual dista mucho de la de antes y en los últimos 10 años se han hecho las cosas muy bien. Ramon Comés, Unió de Pagesos: «No se puede culpar de mala praxis a todos los agricultores» ¿Los agricultores están obligados a ofrecer alojamiento? Si contrata a los temporeros en origen y a más de 75 kilómetros de su residencia sí. Y lo hace sin problemas porque le interesa que el trabajador esté en buenas condiciones y rinda más. ¿Seròs y La Granja solo fueron casos puntuales? Sí, porque si la mala praxis de condiciones y salarios fuera generalizada, tendríamos una rebelión en cada pueblo, y no es así. ¿Qué opina cuando se dice que les están ‘robando’? Es una mancha para el sector y no refleja la realidad que vivimos. Cada año revisamos las condiciones con los sindicatos y pasamos inspecciones. Los trabajadores tienen sus armas para reivindicar sus derechos, y los animamos a hacerlo, pero no se puede generalizar y culpar de mala praxis a todos los agricultores.

tracking