SEGRE

HOCKEY SOBRE PATINES COMPETICIÓN

Del Llista de México al Vila-sana

Dafne Cuautle entrenará con el filial

Dafne, en el centro, junto a Cata Martínez y Sandra Cohelo.

Dafne, en el centro, junto a Cata Martínez y Sandra Cohelo.

Creado:

Actualizado:

La mexicana Dafne Cuautle se ha convertido en la primera jugadora surgida del filial que tiene el Lleida Llista en México que cruza el océano para jugar en Europa, concretamente en el filial del Club Patí Vila-sana. Desde 2017, cuando se selló un acuerdo de vinculación entre el Llista y los Halcones de Ensenada, que rebautizaron su nombre con el del club leridano, las acciones se habían centrado únicamente en la formación. Ese mismo año, un grupo de 27 niños y 22 niñas vinieron a Lleida para hacer un estage, y el año pasado, poco antes de que estallara la pandemia del coronavirus, Enric Duch, jugador y entrenador de la base del Llista e hijo del presidente, hizo un campus de tecnificación en México.

Dafne, de 21 años, ha apostado claramente por el hockey sobre patines y ha decidido aparcar durante un año sus estudios de medicina para mejorar su nivel en el Vila-sana. Su intención es quedarse hasta final de temporada y de momento ha comenzado a entrenar con el filial del club del Pla, que la tiene alojada en su residencia junto a otras jugadoras extranjeras del primer equipo. “Me han acogido muy bien y me siendo muy cómoda.

Espero aprender lo máximo que pueda y poder llegar a jugar en competición oficial, pero eso ya dependerá del club”, señaló Dafne, que tiene dos retos a corto y largo plazo. “Estar aquí me permitirá prepararme por si México acaba llevando un equipo femenino a los Juegos Panamericanos de este año y a los World Roller Games de Argentina de 2022”, explicó la jugadora mexicana, quien no descarta hacer carrera en España en el futuro. “Me gustaría, pero entonces intentaría retomar mis estudios de medicina”, reconoció.

El Llista pide la retirada de las tarjetas azules a Bruno y Vives

El Llista Blava firmó bajo protesta el acta del partido del pasado miércoles en la pista del Calafell, que perdió por 3-2 después de una actuación arbitral escandalosa, excluyendo a tres jugadores listados de forma consecutiva en poco más de un minuto. El club entiende que dos de esas tarjetas azules fueron exageradas, concretamente la que vio Bruno Di Benedetto y la primera de las dos que le mostraron a Oriol Vives, quien ya acumula 4 azules y, en caso de no prosperar la reclamación, no podría jugar el próximo martes ante el Voltregà, el último partido antes del parón de un mes por el Europeo de selecciones. Bruno, por su parte, está a una tarjeta de la suspensión.

tracking