SEGRE

LLEIDA

Los radares fijos en las carreteras leridanas recaudaron 3,6 millones de euros en 2023

Son más de 12 sanciones por hora y unos 10.000 euros 'pagados' por día

Lleida

Creado:

Actualizado:

En:

El flash de los radares fijos que hay en las carreteras de la comarcas de Lleida saltó el año pasado una media de doce veces cada horas, según los datos del Servei Català de Trànsit. Concretamente, los más de treinta cinemómetros que hay (tres de ellos de tramo) registraron un total de 108.995 excesos de velocidad. En total recaudaron más de 3,6 millones de euros, lo que supone unos 10.000 euros por día.

El radar que hay en la autopista AP-2 a su paso por L’Albi volvió al liderar el ranking de las comarcas de Lleida, con 27.077 multas y una recaudación de 960.985 euros. Es decir, una cuarta parte de las sanciones y de la recaudación. De hecho, este cinemómetro de Les Garrigues es el sexto de Catalunya en ambos registros. Entre los radares –fijos y de tramo– que más multan destaca el de tramo situado en la AP-7 entre Barberà del Vallès y Santa Perpètua de Mogoda. Este control puso más de 140.000 multas el pasado año, lo que representa un 12% del total, según informó ayer TV3. Recaudó 4,4 millones de euros. 

Del resto de radares leridanos, cabe destacar el doble radar por tramo entre Bassella y Vilanova de l’Aguda, en la C-14, con 8.068 sanciones y 274.880 euros de recaudación. También uno de los radares fijos de la carretera L-310 de Tàrrega hacia Guissona, con 6.595 multas y 240.975 euros recaudados. También acumulan miles de sanciones los de la A-2 en Tàrrega, Cervera y Bell-lloc. Por la parte baja, hubo alguno que apenas registraron infracciones. Son los de Alfarràs (N-230) con 161 o el de El Pont de Bar (N-260) con 105.

Los radares activos que gestiona la Generalitat en las carreteras leridanas han recaudado en el último lustro unos 23 millones de euros con más de 470.000 multas, siendo 2019, antes de las restricciones de movilidad por la pandemia, el ejercicio que mantiene el récord de recaudación, con más de 6,2 millones. Asimismo, hay radares que han tenido averías y no han funcionado durante unos meses. Además, uno de ellos inoperativo sine die. 

Se trata del doble radar por tramo en la A-2 entre Vilagrassa y Tàrrega, que quedó destrozado y no se puede reparar después de que el pasado 7 de enero quedara inutilizado por el accidente que hubo cuando un tráiler se empotró contra el arco metálico donde estaban instaladas las cámaras.

tracking