SEGRE

LLEIDA

El Segarra-Garrigues abre la campaña de riego sin acuerdo con el Urgell en el reparto de agua

Inicia el próximo lunes el regadío en 12.900 hectáreas, un 83% de las cuales son árboles no frutales y cereal de invierno

La CHE emplaza a ambas comunidades de regantes a llegar a un acuerdo

La seu dels regants de Pinyana va acollir ahir la junta d’explotació de la Noguera Ribagorçana.

La sede de los regantes de Pinyana acogió ayer la junta de explotación del Noguera Ribagorçana. - JORDI ECHEVARRIA

Creado:

Actualizado:

En:

La junta de explotación del río Segre acabó ayer sin acuerdo entre el Canal d’Urgell y el Segarra-Garrigues sobre el reparto de agua del pantano de Rialb para la próxima campaña de riegos. El Segarra-Garrigues la inicia el lunes y, según su presidente, Josep Maria Jové, “el sistema de riego tecnificado que utilizamos requiere saber de antemano qué volumen de agua tendremos para planificar todo el año”. Lo contrario, señalaron fuentes cercanas, podría afectar la producción si se limita en exceso el riego. Sin embargo, las posturas entre ambas comunidades de regantes están lejos de coincidir y si no llegan a un acuerdo será la Confederación Hidrográfica del Ebro la que deba tomar una decisión al respecto. El presidente del Canal d’Urgell, Amadeu Ros, afirmó que “hoy (por ayer) no corresponde tomar esta decisión”. Recordó que las reservas de los embalses (Oliana y Rialb almacenan actualmente 172 hectómetros y están al 35% de su capacidad) permitirían ahora contar con solo dos turnos de riego para todos los cultivos de la zona regable. Y añadió que “incluso teniendo agua para el cereal, tal como lo hemos organizado este año, algunos agricultores sacrificarán el cereal” para asegurar la fruta. 

El año pasado los cerealistas del Urgell y el Segarra-Garrigues tuvieron que renunciar al riego en favor de la supervivencia de los frutales debido a la sequía. En una campaña normal, con reservas suficientes de agua, el Urgell consume más de 400 hectómetros cúbicos para las alrededor de 70.000 hectáreas regables. El Segarra-Garrigues ha utilizado habitualmente unos 25 (solo contando la zona alta, ya que la baja, en el Segrià, se abastece del río), si bien el año pasado se redujeron a unos 12 o 14 hectómetros cúbicos por la sequía. Sin embargo, el Segarra-Garrigues se opone a diseñar la distribución del agua a partir de los consumos históricos de ambos regadíos porque considera que el Urgell podría optimizar la gestión del recurso.

Fuentes de la CHE indicaron tras las reuniones de ayer que el organismo de cuenca ha emplazado a ambas comunidades a alcanzar un acuerdo en las próximas semanas, antes de las comisiones de desembalse a finales de abril. El Segarra-Garrigues regará este año 12.900 hectáreas de cultivos, de los que el 51% son árboles no frutales; un 32%, cereal de invierno y un 7,5% son viñedos. El resto son frutales (3%) y cultivos hortícolas y maíz.

Barasona da agua también al canal de Pinyana

Las buenas reservas de la zona alta del canal de Aragón y Catalunya, con Barasona al 97% y San Salvador al 99%, han permitido no solo que la comunidad de regantes avance la campaña de riegos para llenar embalses sino también que abasteza al canal de Pinyana en las aperturas de invierno para abastecimientos y granjas. El presidente de Pinyana, Ramon Piqué, dijo que aportan 1,5 metros cúbicos de agua cada uno y que el Aragón y Catalunya lo hace desde el barranco de Foix. Ambos asistieron a la junta de explotación del Ésera y el Nogura Ribagorçana celebrada ayer en Lleida, en la que se analizaron las reservas actuales de los embalses. Según la CHE, los pantanos del Noguera Ribagorçana (Canelles, Santa Ana y Escales) están en prealerta por escasez de agua, si bien su situación es mejor que el año pasado por estas fechas y confían en nuevas lluvias para mejorarla. También en Rialb y Oliana (Segre) la situación es mejor que en 2023 y se ha superado la situación de emergencia para pasar a la de alerta. Las nevadas de los últimos días, además, han disparado las reservas en cabecera de cara al deshielo.

tracking